Vivir

‘El Cenibiot se abrirá a las universidades”

Actualizado el 22 de octubre de 2013 a las 12:00 am

El nuevo director del Cenibiot habló sobre el futuro del centro

Vivir

‘El Cenibiot se abrirá a las universidades”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

 GESLINE ANRANGO
ampliar
GESLINE ANRANGO

En la primera de ellas entraron en ejecución 20 proyectos, pero solo se llegaron a concluir 6 de ellos, y para la segunda ronda, fueron admitidos otros seis que están a la espera de prórroga.

El nuevo director del Cenibiot, Sergio Madrigal, asumió su cargo a principios de junio con tres lineamientos claros: apertura, internacionalización y vinculación con las empresas.

¿Qué pasó con el Cenibiot cuando finalizó el convenio de cooperación con la Unión Europea en diciembre del 2012?

Había proyectos piloto que todavía estaban en ejecución y que no se podían cerrar porque eran compromisos adquiridos. El problema fue que cuando el Cenibiot empezó a funcionar, la biotecnología en Costa Rica era incipiente de modo que muchos de ellos eran ambiciosos y no contaban con un adecuado respaldo técnico que garantizara su éxito.

¿Cómo fue que se seleccionaron esos proyectos?

Se realizaron dos convocatorias. La primera fue administrada por el Consejo Nacional para Investigaciones Científicas y Tecnológicas (Conicit), mientras que la segunda fue exclusiva del Cenibiot, pero esos proyectos están en todavía pendientes a la espera de respuesta ante una solicitud de prórroga. Son seis proyectos en distintos niveles de ejecución.

¿Con qué se topó cuando asumió su puesto de director?

Creo que hubo algunos errores en cuanto a la definición de los proyectos, de modo que durante el proceso de ejecución se presentaron obstáculos no previstos y eso atrasó y hasta entorpeció el proceso. Algunas negociaciones con las empresas no estuvieron bien.

¿Cómo se financia el Cenibiot después de finalizado el convenio con la Unión Europea?

En el convenio original se estipulaba que los fondos aportados por la Unión Europea se iban a invertir en infraestructura, equipamiento, capacitaciones y proyectos piloto. También se fijó una contrapartida nacional que fue financiada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Consejo Nacional de Rectores y ese dinero se destinaría a pago de planillas. Ahora al Micitt le corresponde dar una partida fija del ¢200 millones por año hasta el 2016 y el resto lo aporta Conare.

¿Por qué se despidió a todo el personal del Cenibiot?

En realidad, lo que se hizo fue cambiar el sombrero de la administración de Conare para pasárselo a la Fundación del Centro Nacional de Alta Tecnología (Funcenat). Se decidió liquidar la planilla pues el antiguo modelo otorgaba anualidades y pluses que elevaban mucho los costos. En el corto plazo, ese monto sería insostenible. Imagínese que al momento de la liquidación la planilla del proyecto Cenibiot en Conare era de ¢400 millones . Esa planilla también tenía un crecimiento anual del 18% mucho más que el porcentaje destinado a la educación pública que es un 6%.

PUBLICIDAD

¿Cómo se perfila el Cenibiot de ahora en adelante?

Será un espacio de mucha mayor apertura para la investigación que se desarrolla en las universidades y siempre pensando en el sector empresarial.

  • Comparta este artículo
Vivir

‘El Cenibiot se abrirá a las universidades”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota