Vivir

Experto de National Geographic dará conferencia en San Pedro

Arqueólogo mexicano comparte con los ticos los secretos de los cenotes mayas

Actualizado el 10 de agosto de 2016 a las 07:48 pm

Charla será este jueves, a las 10 a.m., en el Centro Cultural Costarricense Norteamericano

Vivir

Arqueólogo mexicano comparte con los ticos los secretos de los cenotes mayas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Guillermo de Anda es un arqueólogo subacuático especializado en el estudio de cuevas y cenotes. (Albert Marín)

San José

Bajo la superficie de la península de Yucatán, en México, se oculta un invaluable tesoro geológico, biológico y cultural en unas laberínticas cavernas inundadas de agua llamadas cenotes.

El arqueólogo mexicano Guillermo de Anda acumula 30 años de experiencia en exploración subacuática para desentrañar los misterios de estos depósitos de agua.

El experto –quien actualmente forma parte del equipo de exploradores de National Geographic– está en Costa Rica para compartir sus hallazgos con el público tico.

La cita es este jueves 11 de agosto, a las 10 a.m., en el Teatro Eugene O'Neill del Centro Cultural Costarricense Norteamericano, ubicado 150 metros al norte del Automercado de Los Yoses.

Dicha institución cultural firmó recientemente un convenio con la organización National Geographic Learning, de modo que reconocidos expertos visitarán el país para divulgar sus conocimientos.

La conferencia es abierta a todo el público y, además, gratuita.

Tesoro bajo el agua. Sumergirse en las profundidades de los cenotes implica un gran desafío técnico y tecnológico, pero la recompensa es grata, según reveló De Anda.

"Un cenote tiene origen en grandes planicies de piedra caliza y se forma por la disolución de la roca. Cuando el suelo colapsó, quedó abierta una ventana al acuífero. Su principal característica es que son cuevas inundadas con complejos sistemas laberínticos. Todavía no se ha podido establecer la fecha exacta de su formación, pero podríamos estimar que algunos de estos cenotes tienen por lo menos 5 millones de años", declaró de Anda.

De acuerdo con el investigador, según cálculos conservadores, existen cerca de 6.000 cenotes en los estados mexicanos de Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

"Los cenotes son como un túnel del tiempo, pues hemos hallado vestigios de la época del Pleistoceno (que empezó hace 2,58 millones de años y terminó cerca del 1.000 a.C.) hasta restos arqueológicos correspondientes a la civilización maya, aproximadamente de los siglos X y XI d.C.", declaró de Anda, quien también labora en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

De acuerdo con el arqueólogo, en estas profundas cavidades se ha encontrado evidencia de la fauna que existió en esa zona a finales del Pleistoceno, es decir, hace unos 15.000 años.

En uno de los cenotes, el arqueólogo halló un camino de piedra caliza.
ampliar
En uno de los cenotes, el arqueólogo halló un camino de piedra caliza. (Paul Nicklen para LN)

"Hemos podido constatar la presencia de fauna ya extinta como gonfoterios (antepasados de los mamuts), perezosos gigantes, tigres dientes de sable, entre otros. También había humanos tempranos que deambulaban estas zonas. En esa época, estos grandes sistemas no estaban inundados, pues el nivel del mar era cientos de metros más bajo que el actual", destacó.

El científico destacó la riqueza arqueológica que resguardan los cenotes. En sus expediciones subacuáticas, De Anda y su equipo se han topado con restos óseos humanos, artefactos, ofrendas, huesos de animales e incluso estructuras de piedra como caminos, que revelan el significado que tenían estas cuevas para los mayas.

"Eran sitios sagrados porque representan es dicotomía de los opuestos que se complementan: luz y oscuridad; vida y muerte. Ahí se realizaban rituales de importancia religiosa, se ofrecían sacrificios humanos para complacer a los dioses y pedirles favores", explicó.

Se ha comprobado, además, que estos espacios funcionaron como observatorios solares.

El arqueólogo reveló que durante mucho tiempo se mantuvo la creencia generalizada de que mujeres jóvenes y vírgenes eran sacrificadas como ofrenda a los dioses. 

Sin embargo, el análisis del material aqrqueológico hallado en el Cenote Sagrado, cerca del sitio arqueológico de Chichén Itzá, reveló una realidad muy distinta.

"Luego de analizar a 137 individuos que fueron hallados en excavaciones durante la década de los 60, encontré que la gran mayoría de esos restos correspondían a niños de entre 3 y 11 años de edad. En cuanto a la población adulta, el 63% corresponde a hombres y el 37%, a mujeres, las cuales tenían una edad promedio de 30 años, es decir, muy 'viejas' para una época en la que la esperanza de vida era de 40 años", reveló.

El experto también brindará detalles sobre las nuevas tecnologías que respaldan estas investigaciones.

  • Comparta este artículo
Vivir

Arqueólogo mexicano comparte con los ticos los secretos de los cenotes mayas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota