Vivir

La Nación recorrió zoológico esta semana

Ajenos a la disputa, los días en el zoológico Simón Bolívar transcurren calmos

Actualizado el 31 de julio de 2013 a las 12:00 am

Turistas nacionales lo visitan tras años de no hacerlo, ante anuncio del Minae

Instalaciones se encuentran en buenas condiciones y aseadas

Vivir

Ajenos a la disputa, los días en el zoológico Simón Bolívar transcurren calmos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La danta ahora cuenta con una jaula más grande en comparación a años anteriores. Los turistas usualmente la encuentran corriendo y brincando entre los charcos. (Mayela López)
El oso perezoso es uno de los animales que más llama la atención de los visitantes. (Mayela López)
Los turistas mexicanos Edgar Porras y Lourdes Sánchez se llevaron un recuerdo del oso perezoso, animal que -aseguran- no habían visto antes de cerca. (Mayela López)
En el área de preparación de alimentos, Kenny Campos se prepara para distribuir la comida a todos los animales. (Mayela López)
El pavo real comienza a ingerir sus alimentos con desconfianza ante la presencia de un desconocido en su jaula. Una nutricionista diseña los planes de alimentación según las necesidades de cada animal. (Mayela López)
La fría mañana de lunes recibió a turistas nacionales y extranjeros en las instalaciones del zoológico. (Mayela López)
Un tucán pico iris come tranquilamente ante la poca afluencia de una mañana de lunes en el zoológico. (Mayela López)
Cerca de ahí, los mapaches devoran con ansias su comida. (Mayela López)
Entre 1994 y 2002, se creó y mejoró la clínica veterinaria, donde esta zorra gris se recupera de una lesión en una patita que obligó a colocarle una platina. (Mayela López)
El veterinario Randall Arguedas muestra un búho blanco y negro que llegó a la clínica con el ala fracturada. Al animal se le colocaron varios pines para salvar su extremidad. (Mayela López)
El turista mexicano Edgar Porras toma fotos al león Kivú, uno de los animales que más buscan los visitantes del zoológico. (Mayela López)
Turistas como la mexicana Lourdes Sánchez resaltan la distribución y vegetación del lugar. (Mayela López)
Ante el anuncio del Minae de que el zoológico podría convertirse en un jardín botánico, algunos ticos han decidido visitarlo, tal es el caso de Ana Lissette Vargas, quien observó con miedo las serpientes. (Mayela López)
Las lapas del zoológico permanecen libres sin jaulas y se movilizan entre la vegetación del parque. (Mayela López)
A partir del 2002 se establecieron parámetros de capacidad de carga para las jaulas, por ello este puerco espín comparte su recinto sólo con su pareja. (Mayela López)
Parte de los alrededores de las jaulas de los monos han sido cerrados al público para que los animales no se sientan totalmente rodeados cuando el flujo de personas es alto. (Mayela López)
El león Kivú necesita una jaula más grande. El zoológico tiene un proyecto para hacerle un recinto abierto pero para ello necesita conseguir $1,5 millones. (Mayela López)

Hace 19 años, Xinia Chavarría no visitaba el Parque Zoológico y Jardín Botánico Simón Bolívar, ubicado en barrio Amón, San José.

“Imagínese que en aquel tiempo estaba Rodolfo”, dijo Chavarría en referencia al viejo león.

Ella vive en Limón, y esa mañana tomó un bus para enseñarle el zoológico a su hija. “Como oímos que se iban a llevar a los animales, decidimos venir”, dijo.

¿Y cómo lo ve? “Está cambiadísimo”, respondió. “Comparado con la primera vez que vinimos, ahora está muy aseado”, agregó su esposo, Gerardo Gómez.

La semana pasada, el Ministerio del Ambiente (Minae) anunció que a partir del 2014 se reubicarán los animales en centros de rescate para dar paso a un jardín botánico en ese terreno.

Por esa razón, el Minae descartó prorrogar el contrato administrativo suscrito con la Fundación Pro Zoológicos (Fundazoo).

Sin embargo, Fundazoo aduce que se les notificó tardíamente y que el contrato se renovó tácitamente por otros 10 años. El caso está en estudio en el Tribunal Contencioso Administrativo.

Ajenos a esta disputa, los días en el zoológico transcurren en calma. Los pizotes siguen correteándose, las aves anunciando la lluvia y el león bostezando a la espera de Kenny Campos, quien lo alimentará a eso de las 2 p. m.

Las lapas rojas transitan libremente por el zoológico Simón Bolívar. Aprovechan la vegetación para pasar de un lado a otro.  | MAYELA LÓPEZ.
ampliar
Las lapas rojas transitan libremente por el zoológico Simón Bolívar. Aprovechan la vegetación para pasar de un lado a otro. | MAYELA LÓPEZ.

En manos de Fundazoo. Desde 1994, la administración del zoológico recayó en Fundazoo.

¿Cuáles medidas se han implementado en casi 20 años? Yolanda Matamoros, representante de Fundazoo, destacó las mejoras en la atención de los animales.

Entre 1994 y 2002 se creó y mejoró la clínica veterinaria, que cuenta con un médico, quien no solo vigila el estado de salud de los residentes, sino que atiende a recién llegados que vienen heridos, como aves con alas quebradas, por ejemplo.

Asimismo, el zoológico cuenta con una nutricionista que diseña los planes de alimentación, según las necesidades de cada animal.

A partir del 2002, se establecieron medidas de capacidad de carga para las jaulas, y por eso, en algunos recintos hay solo un animal.

“Se tiene un proyecto para hacerle un recinto abierto al león que nos cuesta $1,5 millones. Tenemos que conseguir la plata”, comentó el arquitecto Franco Alvarenga, quien asesora a Fundazoo en el diseño de los recintos.

“También sustituimos todos los árboles exóticos por nativos”, destacó Matamoros.

Lourdes Sánchez es mexicana y aprovechó su visita al zoológico para conocer animales que no suele ver en su país como es el caso de la danta. Mayela López
ampliar
Lourdes Sánchez es mexicana y aprovechó su visita al zoológico para conocer animales que no suele ver en su país como es el caso de la danta. Mayela López

Visitas extranjeras. Ajenos a las noticias que pesan sobre el zoológico, los mexicanos Lourdes Sánchez y Edgar Porras dedicaron su mañana a conocer animales que nunca antes habían visto, como los perezosos y la danta.

¿Y les ha gustado? “Este zoológico está chiquito, pero bonito. La distribución está padre, sobre todo por la vegetación”, dijo Sánchez.

Cerca de ellos, el venezolano Octavio Julia-García y su hijo Eduardo aprovecharon su visita al país para conocer al león.

¿Son muy diferentes los zoológicos en su país? “En Venezuela son parecidos, pero este está muy bonito, porque es boscoso y tiene la variedad de animales viviendo en su entorno, al menos eso parece”, comentó Julia-García.

Cerca de la boletería unos salen y otros entran, a pesar de ser día entre semana.

Independientemente de lo que suceda con el zoológico, parece ser que la gente aprovecha para visitarlo al menos una vez más.

  • Comparta este artículo
Vivir

Ajenos a la disputa, los días en el zoológico Simón Bolívar transcurren calmos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Michelle Soto M.

msoto@nacion.com

Periodista de Ambiente

Redactora en la sección Aldea Global. Periodista graduada en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas ambientales. Recibió los premios Innovación para el Desarrollo Sostenible (2011) y Periodismo Agrícola y Desarrollo Rural (2012).

Ver comentarios

Últimas noticias

Ver más
Regresar a la nota