Vivir

Epicentro de la ciencia

¡Nunca es tarde para ejercitarse!

Actualizado el 02 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

Vivir

¡Nunca es tarde para ejercitarse!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Si usted está gozando de la vida en tercera edad, preste atención: mantenerse físicamente activo, realizando ejercicio al menos una vez por semana, aumenta sus posibilidades de llevar un envejecimiento saludable, sin depresión, demencia o enfermedad.

Pero no se preocupe si nunca ha realizado ejercicio o lleva una vida sedentaria desde hace muchos años, la adopción de la actividad física, aun tarde en la vida, puede ayudarle a mejorar su calidad de vida.

Así lo demuestra un estudio que siguió a más de 3.500 adultos ingleses a lo largo de ocho años. Los participantes del análisis tenían en promedio 64 años de edad al iniciarse el estudio.

Los investigadores, liderados por Mark Hamer, epidemiólogo del University College de Londres, hallaron que quienes habían tenido una actividad física regular y la mantuvieron a lo largo de los ocho años del análisis, tenían siete veces más posibilidades de envejecer saludablemente que las personas que se mantuvieron sedentarias.

Sin embargo, aquellas personas que eran sedentarias al iniciar el estudio y adoptaron una rutina de ejercicio durante este – y la mantuvieron al menos por cuatro años— resultaron tener tres veces más posibilidades que las personas que continuaron con una vida sedentaria de envejecer saludablemente.

El estudio, publicado en el British Journal of Sports Medicine , reafirma la importancia de llevar una vida activa y demuestra que los beneficios del ejercicio existen aún si se adopta la actividad física tarde en la vida.

Anímese y deje la vida sedentaria; tan solo incluir caminatas diarias puede ayudarle a envejecer de forma saludable.

  • Comparta este artículo
Vivir

¡Nunca es tarde para ejercitarse!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota