Vivir

En pocas palabras

“No hay ni que salir de la casa”

Actualizado el 05 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Vivir

“No hay ni que salir de la casa”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

“No hay ni que salir de la casa” - 1
ampliar
“No hay ni que salir de la casa” - 1

Hannia Campos

Coordinadora de la investigación

¿Qué nos dice la investigación acerca de la actividad física y su relación con la prevención de los infartos?

Que actividades domésticas o laborales que requieren poco esfuerzo cuentan para “proteger” el corazón.

”Barrer, limpiar, subir escaleras, bailar, caminar de un lado a otro en el trabajo, o realizar labores de agricultura livianas, ayudan muchísimo.

”No hay que gastar plata, nada más ponerle más acción a lo que se hace todos los días. La gente se queja de inseguridad si sale de la casa; sin embargo, esto puede hacerse sin salir de la casa.

”Claro, los que ya hacen una rutina más fuerte, ¡que la sigan! Eso ayuda aún más”.

Pero el estudio vio que quienes hacen actividad muy vigorosa, suben su riesgo.

Eso es para las personas con trabajos en los que hacen poco ejercicio aeróbico, pero las personas tienen que cargar pesos muy pesados durante mucho tiempo casi todos los días.

”Ese tipo de trabajo sí expone más a un infarto, pero tampoco es que no puedan salvarse. Si no fuman, comen frutas y verduras y poca grasa, sí pueden proteger el corazón”.

¿Cuál es papel del dormir para prevenir infartos?

Lo ideal es dormir de siete a nueve horas al día. Más de esto o menos de esto todos los días aumenta el riesgo de infarto. El estudio no nos indica las causas, pero sí es bueno saber que si dormimos de siete a nueve horas todos los días, estamos protegiendo el corazón.

  • Comparta este artículo
Vivir

“No hay ni que salir de la casa”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota