Vivir

Envíe a sus hijos a clases con meriendas saludables

No meta en la lonchera gaseosas, frituras y confites

Actualizado el 03 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Evite productos que luego causen sueño o pérdida deatención en el aula

Nutricionistas aconsejan incluir frutas, vegetales, lácteos y proteínas

Vivir

No meta en la lonchera gaseosas, frituras y confites

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
MAYELA LÓPEZ / EYLEEN VARGAS

A pocos días de entrar a clases, Guiselle Ulate, vecina de Heredia, ha vuelto a pensar en un tema que le desvela durante todo el curso lectivo: ¿qué puede prepararle a su hija Valeria Villalobos, de 12 años, para que lleve a la escuela?

Ulate es consciente de que las loncheras no solo buscan saciar el apetito de los niños, sino también alimentarlos correctamente. El problema, confiesa esta madre, “es que a veces, la falta de tiempo y de creatividad se confabulan y se termina haciendo lo mismo de siempre o solo lo que los chiquitos no van a desperdiciar”.

Una situación similar enfrenta Adriana Ovares. Sus hijos Lucía, de 10 años y Andrés, de seis, tienen la costumbre de cargar loncheras. Así que, todas las noches, antes de dormir, ella trata de preparar lo que llevarán para el almuerzo. Por lo general pone frutas picadas, jugos naturales y una botella con agua.

De acuerdo con la nutricionista Ana Cristina Gutiérrez, del Centro de Nutrición Larisa Páez, está demostrado que las meriendas ayudan a los menores a obtener la energía requerida para su crecimiento y mejorar su desempeño académico.

“La merienda permite que no transcurran demasiadas horas sin que los niños estén sin comer. No es un tiempo de comida fuerte, pero debe representar un 15% del aporte calórico diario y garantizar un adecuado nivel de glucosa en sangre, permitiendo que el menor no se sienta débil, cansado o de mal humor. Merendar, además, ayuda a controlar el peso y el apetito”, recalcó Gutiérrez.

Recordemos que una inadecuada alimentación en la infancia se traduce en serios problemas de salud, provocando además bajas calificaciones y mal rendimiento.

Las cifras oficiales revelan que el 40% de niños costarricenses padecen sobrepeso y de ellos, la mitad sufre obesidad. Además, según un informe publicado el año pasado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el país registra 20.000 niños menores de cinco años desnutridos.

Elija bien los productos. Para que las loncheras cumplan su cometido, la nutricionista Karla Barrenechea considera que los padres de familia deben incluir, al menos, entre dos y tres de los siguientes grupos de alimentos: harinas, frutas, lácteos, vegetales y proteínas (como carnes magras y atún).

PUBLICIDAD

Barrenechea aconseja que todo lo que se compre en el supermercado para incluir en las meriendas sea bajo en grasas, azúcares refinados y sodio: “Nunca deberíamos incluir bebidas muy azucaradas, frituras, postres con rellenos cremosos, confites, chocolates, comida rápida que no sea casera o embutidos altos en grasa”, resaltó.

  • Comparta este artículo
Vivir

No meta en la lonchera gaseosas, frituras y confites

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota