Vivir

Herramientas orientales para una vida más equilibrada

Las artes marciales pueden ayudarle a combatir el estrés

Actualizado el 27 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Estas prácticas contribuyen a mejorar el autocontrol

Son ideales para ‘sacar’ enojo y liberar energía, a la vez que persona se ejercita

Vivir

Las artes marciales pueden ayudarle a combatir el estrés

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La tensión acumulada al finalizar un arduo día de trabajo provoca mal humor, y a veces hasta dan ganas de lanzar un buen golpe. Pero antes de dañar las paredes o a otra persona, ¿llevaría una clase de artes marciales?

Un deporte como el karate o judo, podría beneficiarle más allá de adquirir habilidades de defensa personal.

Las filosofías que conllevan los convierten en aliados para el bienestar físico y mental.

Según Juan Carlos Gutiérrez, director de la Escuela de Ciencias del Movimiento Humano, en la Universidad Nacional, la práctica de las artes marciales provee de herramientas para manejar el ajetreo diario.

“Combatir contra una persona desarrolla capacidades psicológicas de manejo de estrés”, explica Gutiérrez. Según el experto, antes de una pelea se maneja tanta tensión, que el practicante aprende a lograr la concentración necesaria para controlar sus movimientos.

Las artes marciales entrenan tanto al cerebro como al resto del cuerpo. Un estudio científico en el 2012, del Imperial College de Inglaterra, determinó que la fuerza de los karatecas entrenados proviene del área cerebral que controla los movimientos, y no solo de la masa muscular.

“Mediante ese tipo de deporte, el cuerpo desarrolla mecanismos de protección al estrés de la vida diaria. Va muy ligado a la parte espiritual de las artes marciales, y esto redunda en la vida cotidiana de la persona”, añade Gutiérrez.

Deportes como terapia. Si el combate no es lo suyo, existen artes marciales más “pacíficas”, como el tai chi.

“El tai chi siempre se enfocó en la salud, en renovar, en cargarse de energía. Nació como una lucha, sí, pero interna”, subraya la instructora e investigadora Ligia Salazar.

Ella recomienda esta “meditación en movimiento” para enfocar energía, mente y atención. Aunque suele asociársele a personas mayores, Salazar opina que la fluidez y tranquilidad de este arte también atraen a personas más jóvenes, que luchan con el estrés y la ansiedad.

En el país también se ofrece el karate a manera de terapia antiestrés. Kenneth Contreras, karateca y administrador de empresas, lleva a diversas organizaciones la karaterapia.

Utilizando técnicas de karate suave –de bajo esfuerzo–, se logra detectar y controlar las fuentes de estrés.

PUBLICIDAD

A diferencia de salir a trotar, el karate exige conciencia del cuerpo y de la respiración, plantea Contreras. “Practicar karate activa el sistema nervioso simpático y el parasimpático, porque tensa y relaja”, asegura el instructor.

Este instructor, quien es cinturón negro en karate, une estas técnicas a la meditación, para calmar la mente.

“Los colaboradores aprenden a ser eficientes y eficaces. Logran aumentos significativos en su productividad y disminuir el estrés y ansiedad”, señala Contreras.

Gutiérrez advierte de que buscar academias e instructores certificados, es fundamental antes de iniciarse en un arte marcial.

“Es un desarrollo mental, psicológico y espiritual, para que dominen estas artes defensivas, y puedan controlar su persona como tal. Si hay un buen instructor y una buena academia, la persona obtendrá grandes beneficios”, concluyó Gutiérrez.

  • Comparta este artículo
Vivir

Las artes marciales pueden ayudarle a combatir el estrés

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota