Vivir

El insomnio puede antojarlo de comer comida chatarra

Actualizado el 18 de agosto de 2013 a las 04:21 pm

Estudio de la Universidad de California en Berkeley arroja nueva luz sobre la relación entre la falta de sueño y la obesidad

Vivir

El insomnio puede antojarlo de comer comida chatarra

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

ampliar

Una noche sin dormir hace a las personas más propensas a buscar comida chatarra que saludable, dice un nuevo estudio de la Universidad de California en Berkeley.

Utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI), los investigadores escanearon los cerebros de 23 adultos jóvenes sanos, la primera vez después de dormir una noche normal y la segunda, después de una noche de insomnio.

El equipo de científicos vio, en las personas que no habían dormido bien, afectada la actividad en el lóbulo frontal del cerebro, que es la que regula la toma de decisiones, y detectó también un aumento de la actividad en los centros cerebrales más profundos que responden a las recompensas.

Además, los participantes se mostraron partidarios de aperitivos poco saludables y comida chatarra cuando estaban privados de sueño.

"Lo que hemos descubierto es que las regiones cerebrales de alto nivel necesarias en los razonamientos complejos y en la toma de decisiones se embotan por la falta de sueño, mientras que las estructuras cerebrales primarias que controlan la motivación y el deseo se amplifican", dijo Matthew Walker, autor principal del estudio, en el sitio de la universidad.

Hamburguesas, pizzas y donas fueron las opciones más populares después de una noche de insomnio

En su opinión, esta situación puede ayudar a explicar por qué las personas que duermen menos tienden a tener sobrepeso u obesidad.

Estudios previos han relacionado la falta de sueño a un mayor apetito, sobre todo por los alimentos dulces y salados, pero los últimos hallazgos proporcionan un mecanismo cerebral específico que explica por qué la elección de alimentos empeora después de una noche de insomnio, dijo Walker, autor del artículo publicado en la revista Nature Communications.

¿Qué escogen los noctámbulos? Otro estudio, hecho por Andrea Goldstein, mostró a participantes 80 imágenes de comidas que iban desde saludables y bajas en calorías hasta altas en calorías y no saludables. Al mismo tiempo, midieron su actividad cerebral.

Los investigadores vieron que las comidas de alto contenido calórico, como hamburguesas, pizzas y donas, fueron las opciones más populares después de una noche de insomnio.

"Estos resultados arrojan luz sobre cómo el cerebro se deteriora por la falta de sueño, lo que lleva a la selección de alimentos menos saludables y, en definitiva, a tasas más altas de obesidad", dijo Stephanie Greer, coautora del artículo.

  • Comparta este artículo
Vivir

El insomnio puede antojarlo de comer comida chatarra

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota