Vivir

Estudio en revista ‘JAMA Pediatrics’

A un hijo con sobrepeso: háblele de salud y no de gordura

Actualizado el 13 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Exponer delgadez como un modelo puede llevar a anorexia o depresión

Se aconseja hablar sobre alimentación y peso saludable y no en términos estéticos

Vivir

A un hijo con sobrepeso: háblele de salud y no de gordura

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Los investigadores también sugieren que el comer en familia motiva hábitos de alimentación más sanos que combaten el sobrepeso. Si los padres también tienen hábitos de alimentación sanos, el resultado es mejor. | NYT PARA LN

Hablar sobre sexo no es la única conversación importante que los padres deben con sus hijos conforme estos crecen.

Para especialistas en pediatría y nutrición, es vital hablar sobre cómo combatir la obesidad de una manera sana, especialmente si se tienen niños o adolescentes con sobrepeso.

Muchos padres asumen esta tarea: no obstante, un estudio de Universidad de Minneapolis en Estados Unidos, enfatiza que no todos lo hacen de la forma correcta y más bien podrían exponer a sus hijos a problemas.

Según el documento , publicado en la última edición de la revita J AMA Pediatrics , si los padres hablan a sus hijos sobre la importancia de perder kilos, de consumir muchas calorías, de tener belleza física o de que la gordura es poco atractiva y lse presionan para bajar de peso, los menores podrían tener problemas de autoestima que podrían desencadenar en anorexia.

“Los padres y madres que mantenían conversaciones sobre la importancia del peso con sus hijos niños o adolescentes, eran más propensos a que sus hijos hicieran dietas o tuvieran comportamientos poco saludables con la comida, como dejar de comer o darse atracones de comida”, cita el reporte.

Si por el contrario, los padres se concentran en hablar sobre el valor a la salud que da una alimentación sana, y sugieren qué comer por razones de salud, los menores tendrán menos problemas de alimentarios y bajarán de peso de una forma saludable y sin que su autoestima sufra.

“Los adolescentes con sobrepeso a los que los padres les hablaron sobre la importancia de la alimentación en su salud, cambiaron sus hábitos al comer. Los resultados fueron aún mayores cuando los padres también comían de forma saludable”, enfatiza el informe.

Palabras decisivas. Para llegar a estas conclusiones, los investigadores observaron a 2.348 niños y adolescentes entre los 10 y los 17 años y a 3.528 de sus padres.

A todos se les realizaron encuestas y se les vio interactuar cuando hablaban de distintos temas. Cuando se llegó al tema de la nutrición y el peso, se vio que la forma en la que sus padres trataban el tema era vital para el resultado de cómo los jóvenes asumían su condición y tomaban acciones.

PUBLICIDAD

Para Marcela León, piscóloga especialista en problemas nutricionales, el estudio da la clave en la actitud que los padres deben tomar con sus hijos.

“Si uno le dice a los hijos que ser gordo es malo o feo, o les recalcan decir que lo que se comen les va a hacerse ver gordos o con panza, estamos motivando conductas muy riesgosas. Si lo hacemos estamos dando un discurso erróneo que hace que los chicos se sientan peor y puedan hacerse daño”, indicó León.

“De la misma forma, si tenemos una mamá que pasa contando calorías, los hijos pueden reproducir ese ejemplo porque es lo que están acostumbrados a ver como lo correcto”, agregó.

Para los especialistas, el ejemplo de los hombres también es importante, por lo que el padre también debe reforzar la visión de la alimentación saludable.

  • Comparta este artículo
Vivir

A un hijo con sobrepeso: háblele de salud y no de gordura

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota