Vivir

“La felicidad depende de la actitud que tomemos ante la vida”

Actualizado el 24 de enero de 2011 a las 12:00 am

Vivir

“La felicidad depende de la actitud que tomemos ante la vida”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

San José (Redacción). “Costa Rica es el país más feliz del mundo porque tiene las herramientas para serlo y porque sus habitantes han logrado aprovecharlas”.

Con esas palabras, Nic Marks –investigador principal del Happy Planet Index – resumió la razón por la que Costa Rica se encuentra en el primer lugar en este índice que reúne a 149 países.

En el informe, cuya última edición salió en el 2009, se toma en cuenta tres variables principales: la esperanza de vida al nacer (en Costa Rica alcanza los 79,6 años), el nivel de satisfacción de vida (según una encuesta de CID Gallup, Costa Rica tiene un 8,5 de 10 puntos) y la huella ecológica (esta ronda las 1,8 hectáreas globales).

En este sentido, nuestro país salió muy bien calificado en estos tres parámetros, incluso superando a países europeos y Estados Unidos.

Sin embargo, Marks señala que esta nación centroamericana aún debe mejorar temas como la desigualdad económica y la inseguridad.

Asimismo, el investigador añadió que cada persona debe luchar por aumentar su propia felicidad: “Una persona puede estar en el país más triste del mundo y ser la persona más feliz o viceversa”, dijo Marks.

Y agregó: “Hay cinco aspectos que debemos tomar en cuenta para alcanzar esa felicidad: conectarnos con la gente, mantenernos activos, apreciar lo que tenemos alrededor, aprender cosas nuevas todos los días y dar a otras personas”.

  • Comparta este artículo
Vivir

“La felicidad depende de la actitud que tomemos ante la vida”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota