Vivir

Edad, sobrepeso y tabaquismo elevan riesgo

Cuando el dolor toca su espalda mejor ¡póngale atención!

Actualizado el 25 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

Malestares agudos deben tratarse a tiempo antes de que se hagan crónicos

Algunas prácticas cotidianas erróneas contribuyen a generar estos padecimientos

Vivir

Cuando el dolor toca su espalda mejor ¡póngale atención!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cuando el dolor le hace ¡toc!, ¡toc! en su cuello o espalda es mejor que le preste atención, pues tiene algo que decirle sobre su salud.

Un dolor agudo– el cual aparece repentinamente a raíz de un golpe, torcedura o lesión imprevista– debe ser tratado a tiempo, pues, de empeorar, podría incluso interferir en sus tareas diarias.

Según una investigación realizada por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), dos terceras partes de los adultos entre los 45 y 64 años padecen de dolor agudo de espalda baja o lumbago.

“El dolor es una señal que nos avisa de un daño en alguna parte de nuestro cuerpo. De acuerdo con el tiempo de evolución, el dolor puede ser agudo o crónico”, explicó la doctora mexicana Rocío Guillén, experta en tratamientos para el dolor y cuidados paliativos.

Ella visitó Costa Rica invitada por Pfizer para participar de encuentros con médicos y farmacéuticos costarricenses.

Los dolores en la parte baja de la espalda (lumbago) son un padecimiento común; sin embargo, no debe pasar inadvertido pues, de no ser tratado, puede traer consecuencias dañinas para la salud. | CHERYL SENTER/THE NEW YORK TIMES
ampliar
Los dolores en la parte baja de la espalda (lumbago) son un padecimiento común; sin embargo, no debe pasar inadvertido pues, de no ser tratado, puede traer consecuencias dañinas para la salud. | CHERYL SENTER/THE NEW YORK TIMES

Según explicó Guillén, el dolor agudo está asociado a algún suceso inesperado que es dañino para el cuerpo como golpes, torceduras o lesiones y puede afectar huesos (fracturas o fisuras) articulaciones (inflamación) , músculos (contracturas) e incluso órganos como el corazón. Si el dolor permanece más de tres meses, podemos decir que es crónico. Por eso es tan importante atender el dolor agudo en el momento que se presente y con el tratamiento adecuado”, declaró.

Tortura a cuestas. El lumbago es aquel dolor que ataca la parte baja de la espalda. “La zona lumbar es una banda de aproximadamente unos 16 centímetros que va desde a última costilla hasta donde empiezan las nalgas. Se ha demostrado que entre los 20 y los 60 años de edad es normal presentar por lo menos dos episodios de dolor agudo en esa zona”, explicó la experta.

Sin embargo, si la persona se descuida, ese dolor puede convertirse en crónico y traer serias consecuencias. Ese mismo estudio de la CDC reveló que el dolor agudo de espalda y cuello provoca limitaciones para realizar tareas cotidianas en el 93% de los casos.

Guillén enumeró los factores de riesgo que disparan la aparición de un dolor en esta zona: la edad, el sobrepeso, el tabaquismo, ciertos trabajos que exigen levantar pesos excesivos, así como permanecer en una misma postura por mucho tiempo ya sea de pie o sentado.

PUBLICIDAD

Pero existen algunas prácticas incorrectas en nuestra vida diaria que pueden ser modificadas para mejorar la salud de la espalda. “Es muy importante mantener un peso adecuado para la edad, la contextura y el sexo de la persona. Lo que sostiene la columna son los músculos rectos del abdomen. Cuando hay sobrepeso el abdomen está flácido y esto impide que los músculos mantengan la columna en su postura ideal”, dijo Guillén.

La doctora advirtió, además, sobre los tacones muy altos tipo aguja que usan algunas mujeres. “El golpeteo que se produce al caminar es en seco y con el tiempo puede provocar dolores de espalda intensos”. Lo mismo sucede con las personas que salen a correr con calzado inapropiado. A la hora de irse a la cama es importante acostarse de medio lado y colocarse una almohada entre las piernas. La almohada para la cabeza debe ser ortopédica. Al agacharse es importante flexionar las rodillas sin rotar el tronco.

  • Comparta este artículo
Vivir

Cuando el dolor toca su espalda mejor ¡póngale atención!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota