Vivir

Ponencia en Congreso Nacional de Nutrigenómica

Lo que comemos altera forma en que se expresan nuestros genes

Actualizado el 05 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Se dice que se pueden ‘entrenar’ los órganos dándoles comida saludable

Alimentos pueden ser ‘medicamentos’ o ‘aliados’ de algunas enfermedades

Vivir

Lo que comemos altera forma en que se expresan nuestros genes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Aunque la interacción entre genes y comida varía de persona a persona, las frutas y verduras potencian reacciones sanas en los genes. | ARCHIVO.
ampliar
Aunque la interacción entre genes y comida varía de persona a persona, las frutas y verduras potencian reacciones sanas en los genes. | ARCHIVO.

“No podemos cambiar nuestros genes, pero sí podemos cambiar la forma en la que los utilizamos. Nosotros utilizamos nuestros genes todos los días, y una de esas formas es cuando comemos”.

Así explicó Michael Muller, director del Centro de Nutrigenómica de Holanda, la importancia de estudiar la relación entre genética y alimentación.

“Nutrigenómica es investigar cómo el potencial genético puede usarse cuando comemos”, afirmó.

Muller participó ayer del Congreso de Nutrigenómica que se celebró esta semana en el hotel Ramada Herradura.

Según este doctor en bioquímica, la alimentación bien puede actuar con nuestros genes para preservar nuestra salud o, más bien, dañarla y enfermarnos.

“Se dice que somos lo que comemos. Ahora entendemos por qué. Si usted va al gimnasio, usted trabaja sus músculos y podrá resistir mejor una carrera. De la misma forma, si usted ‘entrena’ sus órganos dándoles comida saludable, tendrá células saludables que pueden hacerles frente a hamburguesas y todo tipo de comidas rápidas”, aseguró.

Las investigaciones de Muller señalan que en esta interacción no solo participan nuestros genes y la comida, sino que también la genética de los microorganismos que habitan nuestro cuerpo (como las bacterias en la flora digestiva) determinan esta relación.

¿Qué comer y qué no? Las investigaciones en nutrigenómica arrojan que lo que es bueno para la genética de unas personas no es bueno para la genética de otras. Entonces, ¿cómo saber qué es lo que tenemos que comer?

Muller insiste en que, aunque el próximo paso será la búsqueda de una “alimentación personalizada”, aún no hay suficiente investigación para algo tan específico.

“Mi consejo sería: no hagan dietas, pero sí coman sano. Es muy raro un gen que no reaccione positivamente a frutas y verduras, o que no reaccione mal ante el exceso de grasas saturadas”, dijo.

“Busque comidas que le gusten, es necesario sentir placer al comer, pero busque la opción sana en cada cosa y así evitaremos enfermarnos. Nuestra alimentación puede ser medicina o puede ser la causante de una enfermedad crónica”.

  • Comparta este artículo
Vivir

Lo que comemos altera forma en que se expresan nuestros genes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota