Vivir

La columna:

Sobre la búsqueda humana del poder

Actualizado el 21 de junio de 2014 a las 12:00 am

Vivir

Sobre la búsqueda humana del poder

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Vladimir Carazo Serrano

Médico

Una de las grandes inquietudes del ser humano es la búsqueda de poder, y la mayor de sus limitaciones es la incapacidad para administrarlo.

Esta inconsistencia depende de un error fundamental de concepto: el poder que busca la mayor parte de los seres humanos es el que se ejerce sobre los demás a través del dinero, el trabajo, las creencias, la fuerza y el conocimiento, los que, para fines prácticos, actúan de la misma forma: subyugando.

Nunca subyugar al prójimo producirá un buen resultado, como nunca redundará en provecho cualquier cosa que contravenga la expresión negativa de la Regla de Oro: “No hagas a los demás lo que no quisieras que te hagan a ti”.

Por contrapartida, porque todo lo que se ve tiene su complemento en algo que no se ve, hay un tipo de subyugación que sí genera poder y cuyo ejercicio conlleva la capacidad de administrarlo: es la subyugación de uno mismo, del ego, del pequeño yo, de la personalidad, del disfraz social. En el tanto la persona domine su deseo, sus impulsos, sus vicios, sus apegos, irá produciendo en su interior una fuerza que crecerá y crecerá sin límites: es la fuerza del espíritu que toma dominio sobre su individualidad humana. Y esa fuerza, antes que manifestarse por dominación hacia los demás, se expresa a través de la compasión y del amor.

El dominio de mis propias debilidades, no de las ajenas, es lo que engendra el poder que materializa la expresión positiva de la Regla de Oro: “Sólo haz a los demás lo que desearíais para ti”.

Esto es posible cuanto más encontremos el equilibrio entre varios aspectos de nuestra vida personal: posesiones materiales, el cuerpo, fortaleza física, emociones, intelecto y espiritualidad. La sana relación sigue varias reglas:

1- El equilibrio total se basa en el equilibrio de los opuestos: posesiones materiales y espiritualidad, cuerpo físico e intelecto, energía corporal y emociones.

2- Desequilibrio en un par afectará al conjunto y generará multa.

3- El pago de una multa es tanto más doloroso cuanto más espiritual es el desequilibrio.

4- Las multas son más severas cuanto más se lesione a otro ser.

5- La Fuerza y el Poder esenciales manan del Espíritu y del desapego, la compasión y el amor.

  • Comparta este artículo
Vivir

Sobre la búsqueda humana del poder

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota