Vivir

Bienestar

Trabaje mente y cuerpo con ciclismo bajo techo

Actualizado el 23 de agosto de 2014 a las 12:00 am

El corazón y los pulmones son dos de los grandes beneficiados con este ejercicio de intensidad progresiva

Vivir

Trabaje mente y cuerpo con ciclismo bajo techo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Entrenamiento de ciclismo estacionario (María Luisa Madrigal)

Una sesión de ciclismo bajo techo, o spinning, puede durar entre 45 minutos y una hora; todo dependerá del instructor. En ese lapso, su mente y cuerpo deberán estar conectados para recorrer superficies planas, subir cuestas y regresar a la sala sin una sola lesión, pero con los mejores resultados.

Esta actividad permite a personas de todas las edades introducirse en el deporte paulatinamente, comentó César Jara, educador físico e instructor de ciclismo bajo techo. Esto se debe a que las cargas o resistencias son graduales e individuales.

“Aparenta ser una actividad simple, pero tiene su ciencia. Es necesario planificar. No se vale solo subirse en la bicicleta y pedalear”, añadió Jara.

Colocar correctamente el manubrio, ajustar la distancia y la altura del asiento y vigilar la correcta posición de los pies, son solo algunos de los detalles indispensables de cuidar

Jara asegura que la conexión entre la música, el movimiento, el trabajo en equipo y la disposición mental son indispensables para disfrutar de este deporte.

“Claro que se puede realizar solo, en la casa; muchas personas adquieren bicicletas estacionarias. Sin embargo, una sesión dirigida ayuda a exigirse más. Uno suele lograr más de lo que se creía capaz de obtener”, mencionó.

Entre los beneficios puntuales del ejercicio, están el trabajo cardiovascular, la disminución de calorías, el esfuerzo que hacen los músculos, principalmente los del tren inferior del cuerpo, y un aumento en la capacidad de oxigenación, lo cual ayuda a la ejecución de actividades diarias.

Se estima que en una sesión de 45 minutos se pueden perder hasta 500 calorías.

Su énfasis. El ciclismo bajo techo es una actividad aeróbica que permite tonificar músculos específicos como los de los glúteos y las pantorrillas, pero no funciona si lo que se desea es aumentar el volumen de estos.

Nicolás Zúñiga, entrenador personal y experto en ciclismo bajo techo, recordó que es necesario un chequeo médico previo para evitar lesiones o posibles desgastes. Además, hay que cuidar detalles como las revoluciones por minuto, que no deben superar los 110 revoluciones por minuto pues se puede perder control del movimiento.

Zúñiga recordó que no es lo mismo el ciclismo en exteriores que esta modalidad. Por eso, tampoco deben confundirse las técnicas o posiciones que se usan.

Por ejemplo, la versión bajo techo tiene tres posiciones básicas que permiten trabajar distintos niveles de resistencia y de grupos musculares. Estas deben realizarse correctamente para evitar lesiones, sobre todo en la columna y rodillas.

Otras bondades del spinning citadas por Zúñiga son el incremento de la autoestima, el buen ánimo y la sensación de bienestar; todo, porque se desata una mayor producción de endorfinas.

Los expertos aconsejan a quienes nunca han realizado ciclismo bajo techo, empezar yendo a sesiones dirigidas para que aprendan la técnica correcta.

Como en otras disciplinas, la hidratación es esencial. Se recomienda tomar al menos medio vaso de agua, media hora antes de iniciar la sesión, otro medio vaso durante la clase y una cantidad similar al final.

Además, es mejor no hacer la sesión en ayunas, para evitar bajonazos en el nivel de azúcar. Tres horas de ayuno es el máximo tiempo recomendado y, de ser necesario, podría optar por una pequeña merienda media hora antes de subirse a la bicicleta. Lo contrario –o sea, hacer la clase después de haber comido mucho– está igualmente contraindicado.

infografia
  • Comparta este artículo
Vivir

Trabaje mente y cuerpo con ciclismo bajo techo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota