Vivir

Bienestar

Surf ayuda a la mente y cuerpo

Actualizado el 27 de septiembre de 2014 a las 12:00 am

Deporte ofrece beneficios para la salud física y mental. Además, brinda un sentido de conciencia sobre el entorno y el espacio que ocupamos en él.

Vivir

Surf ayuda a la mente y cuerpo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El surf es un ejercicio físico completo, en donde trabaja todo el cuerpo ya que esta en un movimiento constante, lo cual ayuda a fortalecer la mayoría de los músculos, sobretodo los pectorales, brazos, piernas y abdomen. ALONSO TENORIO

Bañada por las aguas del océano Pacífico y el mar Caribe, Costa Rica es ideal para practicar el surf.

Más allá de disfrutar de la playa y pasar un buen rato entre las olas, este deporte ofrece beneficios para la salud física y mental.

No es lo único. La actividad del surf tiene lugar en la grandeza del océano y esto brinda un sentido de conciencia sobre el entorno, así como el espacio que como personas ocupamos en este.

A fin de cuentas, en el planeta todo está conectado y en el surf, esto es más que evidente.

El mar como instructor. El surf es un deporte completo, el cual combina ejercicios aeróbicos (que fortalecen la capacidad cardiovascular) con anaeróbicos (que brindan fuerza y tonifican los músculos).

El esfuerzo aeróbico se da al remar desde la playa hasta la zona donde rompen las olas. Esto pone en acción los mismos músculos que se activan con las brazadas de la natación: brazos (bíceps y tríceps), pecho, hombros y espalda.

Como ejercicio aeróbico, remar proporciona capacidad pulmonar y resistencia. En su componente anaeróbico, este ejercicio ayuda a incrementar masa muscular y fuerza.

Una vez que se llega a la zona de rompiente, el surfista permanece acostado sobre la tabla a la espera de olas y al verlas, intentará ponerse de pie. Estas acciones fortalecen la zona abdominal, porque los músculos se contraen y relajan de forma constante.

Ya sobre la ola, el ponerse de pie sobre la tabla, los movimientos que se realizan sobre esta tonifican piernas y glúteos.

Tratar de permanecer en pie sobre la tabla, cuando se recorre una ola, requiere equilibrio y este se haya en los músculos del abdomen. La contracción y relajación de estos ayudan a la estabilidad; eso también se traduce en una buena postura.

Al ser un deporte acuático, el impacto sobre las articulaciones es menor, así como el riesgo de lesiones. Así lo determinó un estudio del Hospital de Rhode Island y la Escuela de Medicina de la Universidad de Brown, publicado en American Journal of Sports Medicine, en el 2007.

“Encontramos que el surf competitivo tiene un riesgo menor de lesiones –6,6 lesiones significativas por 1.000 horas de práctica– en comparación con otros deportes como fútbol y baloncesto”, comentó el investigador Andrew Nathanson.

Aunque el riesgo es menor que en otros deportes, los surfistas deben prestar atención a las acrobacias, dado que las torceduras y esguinces en las extremidades inferiores son las lesiones más comunes en esta actividad.

Para prevenirlas, Nathanson recomienda tener buena condición física, informarse sobre las condiciones de la playa y ser realista en cuanto al nivel de habilidad y el tamaño de las olas.

Meditar en azul. La parte física no es la única que se beneficia con la práctica del surf.

Para Wallace J. Nichols, biólogo marino y autor del libro Blue Mind , el cerebro humano y el océano están conectados de formas que la ciencia aún explora.

“Cuando pensamos en el océano, nos sentimos diferentes. Para la mayoría de la gente, es algo bueno. Nos hace más abiertos y contemplativos. Para muchas personas, reduce el estrés”, explicó Nichols a la revistaOneEarth .

Travis Bays, instructor de surf y socio de Bodhi Surf en Osa, comparte la visión de Nichols y menciona que en su caso la práctica del deporte se convirtió en una forma de meditación.

“El surf me ayuda a calmar la mente y requiere que esté presente, porque si no la ola puede golpearme. En ese sentido, el surf es similar al yoga”, dijo Bays.

En el surf, la persona está en contacto con la energía de las olas, por eso, debe aprender a “leer” el mar, entender sus corrientes y estar consciente de su inmensidad.

Para Bays, en el agua se está en conexión con la plenitud del entorno y, entonces, el surfista debe aprender a respirar, para así saber cómo controlarse, ya que está en manos del mar.

Asimismo, el surf permite desarrollar habilidades psicológicas y cognitivas. Por ejemplo, permite trabajar en la percepción del cuerpo, a partir de lo que este puede lograr y lo que no. El mar no juzga y eso ayuda a la persona a fomentar la seguridad en sí misma.

Se promueve la iniciativa, la independencia y la toma de decisiones. También se aprende a identificar las emociones, afrontarlas y manejarlas.

La conciencia del entorno ayuda a poner en perspectiva lo individual y lo colectivo. Muchos surfistas realizan trabajo comunal y ambiental, más si practican en un parque nacional.“Un surfo integral es aquel que se preocupa por su comunidad; por los recursos naturales, porque dependemos del mar y la costa; por sí mismo y los demás, porque uno tiende a ser un guardavida”, dijo Bays.

  • Comparta este artículo
Vivir

Surf ayuda a la mente y cuerpo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Michelle Soto M.

msoto@nacion.com

Periodista

Periodista graduada en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas ambientales y científicos. Su trabajo ha sido reconocido con premios a nivel nacional e internacional.

Ver comentarios
Regresar a la nota