Vivir

Expertos insisten en importancia de ese tiempo de comida

Saltarse el desayuno resta vitalidad y no ayuda a perder peso

Actualizado el 30 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Una nueva investigación sugiere que poco repercute el desayuno si el objetivo es adelgazar

Vivir

Saltarse el desayuno resta vitalidad y no ayuda a perder peso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
De acuerdo con el estudio, quienes desayunaban tendían a estar más activos en las mañanas. | ARCHIVO

El Mercurio. GDA Desayunar o saltarse ese tiempo de comida no influye en el peso de las personas. Ese es el resultado de una investigación de la Universidad de Alabama, publicada en el American Journal of Clinical Nutrition. Sin embargo, sí podría estar asociado con la mayor o menor actividad de las personas en la mañana.

Los investigadores llegaron a esa conclusión tras analizar a 300 voluntarios durante 16 semanas: 150 desayunaron a diario y 150 suprimieron esa comida siempre.

Los participantes fueron pesados al comenzar y al finalizar el estudio y no se detectó ninguna diferencia en la variación del peso entre ambos grupos.

Según dijo a The New York Times Emily Dhurandhar, quien participó en la investigación, si lo que se quiere es bajar de peso, “el desayuno es tan importante como cualquier otra comida”.

Otro estudio, efectuado por la Universidad de Bath, en Inglaterra, con 33 personas delgadas, demostró que, luego de seis semanas, no variaron los niveles de colesterol ni de azúcar en la sangre, ya fuera que los participantes hubieran desayunado o no.

Más lúcidos. La única diferencia era que quienes habían tomado desayuno tendían a hacer más actividad en la mañana: en promedio, gastaban 500 calorías más, pero también habían comido cerca de 500 calorías durante el desayuno.

Eso sí, el doctor James Betts, quien lideró este estudio, insistió en que hace falta más investigaciones ya que se trataba de un grupo reducido y, además, “no se sabe qué sucede cuando las personas con sobrepeso ayunan”.

Con él coincide la nutricionista Jennifer Humphreys, quien cuestiona los resultados porque, según dice, ambos estudios fueron hechos por muy poco tiempo como para que permitan llegar a conclusiones tan tajantes. “El cuerpo necesita comer en la mañana para empezar el día; así se le da al cuerpo la señal de que tiene energía para moverse y pensar. El cerebro funciona con la glucosa que le dan los alimentos y no tanto con reservas del organismo”.

En un desayuno balanceado, agrega Humphreys, se consume cerca de un tercio de las calorías diarias. Lo ideal es comer una porción de carbohidratos (pan o cereal, por ejemplo), una de proteínas (lácteos, huevo o soya) y fruta.

Otros estudios también han asociado el tomar desayuno con efectos positivos.

El año pasado, en la revista ‘Circulation’, por ejemplo, se demostró que quienes desayunan tienen un menor riesgo de sufrir problemas cardíacos.

  • Comparta este artículo
Vivir

Saltarse el desayuno resta vitalidad y no ayuda a perder peso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota