Vivir

Presión alta también es problema en niños

Actualizado el 05 de abril de 2013 a las 12:00 am

Vivir

Presión alta también es problema en niños

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Presión alta también es problema en niños - 1
ampliar
Presión alta también es problema en niños - 1

Este no es mal exclusivo de mayores de 60 años, ni siquiera de mayores de 20 años. Adolescentes, e incluso niños menores de nueve años, tienen una presión arterial elevada que es producto de malos estilos de vida, como la ingesta de comidas altas en sal, grasa y azúcares y la falta de ejercicios.

Conscientes de esta situación, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en el 2009 había incluido ya en sus Guías de diagnóstico y tratamiento de hipertensión un capítulo sobre niños.

La situación es de consideración. Según Rafael Gutiérrez, jefe de Cardiología del Hospital Nacional de Niños (HNN), en los menores de seis años el 80% de los casos de hipertensión son por enfermedades en los riñones o en el corazón y un 20% a malos hábitos.

Después de esta edad, cada vez es mayor el número de menores que tienen como causa de su enfermedad los malos hábitos, y presentan características y riesgos para la salud de la hipertensión de adultos. “Incluso, en los adolescentes ya vemos que el 20% de los casos de hipertensión es debido a una enfermedad y el 80% a malos hábitos”, comentó .

“Si la hipertensión se debe a otra enfermedad y esta se trata, la presión alta se va; pero la hipertensión por estilos de vida se mantiene. Hay niños que con solo bajar de peso recuperan una presión normal, pero otros deben seguir en control”, agregó.

¿Qué hacer? En palabras de Orlando Urroz, director del HNN, si la hipertensión se debe a malos hábitos es evitable. “Los niños necesitan ejercicio, ejercicio y ejercicio, y además comer poca sal y pocas grasas, y más frutas”, dijo Urroz.

Sin embargo, hay otros problemas adicionales. Una de las disposiciones de la CCSS es que se les tome la presión a los mayores de tres años como parte de su revisión en Ebáis. Este es un paso vital pues muchos menores con este mal no registran síntomas y cuando éstos llegan, el mal está avanzado.

No obstante, eso no siempre se cumple, pues se requieren equipos especiales con los que muchos Ebáis y clínicas no cuentan.

“La hipertensión en niños no es igual que en adultos. No hay valores máximos; depende de edad, talla, peso, sexo. Debe medirse y casi no se hace”, dijo Gutiérrez.

  • Comparta este artículo
Vivir

Presión alta también es problema en niños

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota