Vivir

Prejuicios e ignorancia afectan a ancianos ticos

Actualizado el 25 de agosto de 2008 a las 12:00 am

Vivir

Prejuicios e ignorancia afectan a ancianos ticos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                   Don Basilio Zamora, de 86 años, y su esposa, Amada Espinoza, de 76, tienen 53 años de estar casados y felices.  | ADRIANA OVARES
ampliar
Don Basilio Zamora, de 86 años, y su esposa, Amada Espinoza, de 76, tienen 53 años de estar casados y felices. | ADRIANA OVARES

No hay datos que permitan conocer cuál es la realidad sobre la sexualidad de los adultos mayores en Costa Rica. Sin embargo, Fernando Morales, geriatra y director del Hospital Blanco Cervantes, aseguró a La Nación que aquí la ignorancia y los prejuicios están dañando la calidad de vida de los viejitos y su actividad sexual.

“Existen muchos mitos sobre ancianos. La gente cree que envejecer es sinónimo de enfermedad, que los ancianos son inútiles, frágiles, que les gusta estar solos. Se tiende a infantilizarlos”, recalcó.

“Muchos no tienen privacidad. Sus hijos los llevan a vivir a casas diferentes para cuidarlos mejor y les mandan a dormir a los nieticos. ¿Y su intimidad?”.

“Las viudas parece que no tuvieran más derecho al sexo y ni hablar de los que son homosexuales, ese tema ni se toca”, dijo.

El viudo Leonardo, de 68 años y vecino de San Ramón, pidió omitir su apellido para expresarse con libertad. El dijo: “La gente cree que después de cierta edad uno no vale ni un carajo y que no se le antoja tener relaciones (sexuales), pero eso es totalmente mentira.

“Sí es cierto que a uno las cosas no le resultan tan sencillas y que cuesta más hacer el arranque, pero la verdad es que es más por vergüenza –porque no se supone que uno ande en esas–, pero que uno puede, uno puede... y... ¡también quiere!... (risas)”, recalcó con un tono de voz malicioso.

“Tenemos 53 años de casados y yo no he perdido la ilusión de mi esposo (...) Él es muy amoroso conmigo y yo también le hago cariños. Para qué uno va a negarlo. Una vez perdida sí intimamos”, reveló Amada Espinoza, de 76 años. Ella está casada con Basilio Zamora, de 86 años.

“Mis amigas me dicen que ellas ya se olvidaron del sexo, que duermen aparte y que no les interesa, pero yo les digo que yo una vez perdida”, bromeó.

Las razones del “no”. El geriatra Morales asegura que el fracaso en las relaciones sexuales entre los ancianos tiene que ver con la monotonía, poca comunicación, preocupaciones socioeconómicas, abuso de alcohol y comida o enfermedades.

En las mujeres afecta el descenso en la velocidad de la lubricación vaginal y la disminución de contracciones orgásmicas. Los hombres tienen erecciones retrasadas o parciales y menos respuesta a los estímulos.

Más del 25% de los problemas sexuales son efectos de medicamentos como los diuréticos y los que se usan para controlar la presión sanguínea. La deficiencia de vitamina B12 también afecta.

Médicos y ancianos deben hablar más del tema sexual. Muchos de los pacientes no hablan con sus médicos de sexo a partir de los 50 años y las familias tampoco.

“Es importante que hijos, los mismos abuelos y los médicos reflexionen un poquito sobre el tema para que eso redunde en mejorar la calidad de vida de nuestros ancianos”, dijo el doctor Morales.

En Suramérica, por ejemplo, algunos gobiernos dan viagra, condones y lubricantes a los viejitos para que disfruten su sexualidad sin riesgos ni dolor.

  • Comparta este artículo
Vivir

Prejuicios e ignorancia afectan a ancianos ticos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota