Vivir

Se necesitan casi ¢500 millones

Costa Rica carece de dinero para estudiar su salud mental

Actualizado el 26 de julio de 2013 a las 12:00 am

JPS negó fondos porque plan no se ajusta a distribución del presupuesto

Investigadores buscan presupuesto; proyecto es vital para nuevas políticas

Vivir

Costa Rica carece de dinero para estudiar su salud mental

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

3%

Gasto para salud mental dentro de todos los gastos en salud en el país. El 67% va a hospitales psiquiátricos, y el 33%, a prevención.

¢800

Gasto que hace el Estado por persona al año para atender trastornos mentales y emocionales, según la OMS ($1,53).

22

Cantidad de camas de hospital por cada 100.000 habitantes que se destinan a internamiento por males mentales, según la OMS.

15

Minutos de consulta psiquiátrica de seguimiento que ofrecen las instituciones públicas ticas tras la primera cita de diagnóstico.

5

Cantidad de psiquiatras por cada 100.000 costarricenses, según la OMS y la CCSS. La cantidad de psicólogos ronda los 9.

¿Cómo está la salud mental del costarricense? ¿Cuántas personas tienen depresión, esquizofrenia, trastorno bipolar o ataques de pánico? ¿Son más hombres o mujeres? ¿Dónde viven?

¿A cuántos se les ha diagnosticado el mal? ¿Cuántos están en tratamiento? ¿Qué factores predisponen o más bien “protegen” de la manifestación de síntomas en los ticos?

El país no lo sabe. Nunca lo ha sabido, pues no se ha hecho un estudio que lo mida. Y aunque un grupo busca hacerlo, topa contra pared para hallar recursos.

Psicólogos, psiquiatras, genetistas y salubristas del Ministerio de Salud, la Universidad de Costa Rica, la Universidad Nacional y la Fundación Mente Sana tomaron en sus manos la tarea.

Su esperanza era obtener los ¢500 millones necesarios con la Junta de Protección Social (JPS), pero el proyecto fue rechazado. La razón: no se ajusta a la distribución de recursos de la entidad.

Según la Ley N.° 8718 –que en 2012 reformó la institución–, hay una distribución específica del presupuesto de la JPS.

“Don Abundio (Gutiérrez, presidente de la JPS) estaba interesado, pero la parte técnica de la Junta nos dijo que no, porque no se ajusta con los rubros para los que hay presupuesto”, comentó la genetista Henriette Raventós, una de las investigadoras.

La psicóloga Gloriana Rodríguez, otra investigadora, señaló que se les dijo que volvieran a intentarlo en 2014, pues podría incluirse dentro de los excedentes.

En espera. La Nación consultó con la JPS las razones por que este proyecto no entraba en dicha distribución. Pese a solicitar una entrevista, se nos envió la respuesta por correo electrónico y se nos dijo que no habría personas disponibles para hablar del tema hasta este viernes.

En la respuesta se anotó que el presupuesto para centros de asistencia médica es solo para equipo médico y remodelaciones con el fin de instalar dicho equipo.

Por otra parte, la JPS dijo que en los programas para personas con discapacidad física, mental o sensorial, la ley en ningún momento se refiere a financiar investigaciones.

“El estudio es fundamental para el país. No es un fin en sí mismo, es un punto de partida. Nos daría una fotografía de cómo están los trastornos mentales, dónde están y cómo se comportan según género y edad”, explicó Raventós.

PUBLICIDAD

“Con base en esto se harían estudios cualitativos y cuantitativos específicos en donde haya mayores necesidades en determinados temas, y con base en eso se harían programas para mejorar el diagnóstico, el tratamiento y dar mayor calidad de vida y un mejor entorno a los más vulnerables”, añadió.

Según Rodríguez, el financiamiento es vital para que se lleve a cabo la investigación.

“Necesitamos capacitarnos para hacer 10.000 entrevistas que deben ser realizadas por personas calificadas; equipo de cómputo, pues estos cuestionarios funcionan con un programa informático, y también necesitamos pagar las licencias de los programas”, manifestó.

Esperanza. Para la exdiputada Ana Helena Chacón, quien participó de la redacción de la ley de la JPS , sí hay forma de que el estudio entre en los nuevos criterios.

“En la ley vienen contemplados todos los temas de promoción de la salud; ante la urgencia de este tema, podría verse si se giran los fondos. Conocer los trastornos mentales es promover la salud y ayudar a prevenir enfermedades”, dijo.

Los investigadores insisten en que seguirán tocando la puerta de la JPS o buscando fondos propios del Ministerio de Salud. Por lo pronto, comenzarán a capacitarse.

“Las universidades ya ponen una contrapartida fuerte que hace que la carga económica del estudio no sea tan fuerte. De momento, nosotros vamos a iniciar el entrenamiento en el instrumento de recolección de datos. No podemos quedarnos con los brazos cruzados”, concluyó Raventós.

  • Comparta este artículo
Vivir

Costa Rica carece de dinero para estudiar su salud mental

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota