Vivir

Música afecta al cuerpo de las embarazadas más que al de las mujeres que no lo están

Actualizado el 04 de junio de 2014 a las 04:58 pm

A partir de la semana número 28 de gestación se vio que la frecuencia cardíaca del bebé en el vientre cambiaba al escuchar una melodía que le resultaba familiar

Vivir

Música afecta al cuerpo de las embarazadas más que al de las mujeres que no lo están

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La música puede afectar la presión arterial, el ritmo cardíaco, la respiración e incluso la temperatura corporal de las mujeres embarazadas
ampliar
La música puede afectar la presión arterial, el ritmo cardíaco, la respiración e incluso la temperatura corporal de las mujeres embarazadas

La música desencadena reacciones físicas especialmente poderosas en las mujeres embarazadas, asegura un estudio difundido en el sitio del centro de investigación alemán Max-Planck-Gesellschaft.

“La música puede ser relajante o provocar agitación y puede alterar la presión arterial, el ritmo cardíaco, la respiración e, incluso, la temperatura corporal.  La respuesta del cuerpo es tan dinámica como la música misma”, aseguran los investigadores.

Aunque esto pasa con cualquier persona, las mujeres embarazadas califican la música como más agradable o más desagradable que sus contrapartes no embarazadas y en ellas se ven cambios en la presión arterial más notorios y relacionados con esas apreciaciones musicales.

“La música parece tener una influencia particularmente importante en la presión arterial de las embarazadas; es mucho más intensa que en las mujeres no embarazadas”, explican los investigadores.

Originalmente, los científicos creían que el estrógeno desempeñaba un papel al respecto, porque esa hormona tiene una influencia en el sistema de recompensa del cerebro. Este es responsable, entre otras cosas, de las sensaciones placenteras que se experimentan al escuchar música.

Sin embargo, parece que esas respuestas sanguíneas a la música más bien están relacionadas con un acondicionamiento prenatal del feto a la música, pues -a partir de la semana número 28- se vio que la frecuencia cardíaca del bebé en el vientre cambiaba al escuchar una melodía que le resultaba familiar.

“A partir de las 35 semanas de gestación, incluso, hay un cambio en sus patrones de movimiento”, aseguran.

  • Comparta este artículo
Vivir

Música afecta al cuerpo de las embarazadas más que al de las mujeres que no lo están

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota