Vivir

Limpie el cuerpo desde adentro

Actualizado el 10 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Las dietas ‘detox’ saltaron a la fama de la mano de estrellas de cine, que les atribuyen poderes casi milagrosos; pero la ciencia no ha dicho la última palabra.

Vivir

Limpie el cuerpo desde adentro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Quienes buscan bajar de peso o mejorar su salud, es muy probable que hayan escuchado hablar de las dietas detox .

Hablamos de aquellas que prometen limpiar el organismo de sustancias tóxicas a través de la restricción de algunos alimentos, el ayuno prolongado, o bien la ingesta de jugos y ciertos suplementos, entre algunas de las prácticas más comunes.

Muchas estrellas de cine las promocionan con regularidad y hay gran cantidad de sitios en Internet donde se aseguran los resultados infalibles de estos regímenes para combatir enfermedades como asma, alergias, falta de energía, problemas gástricos, dolores de cabeza y cáncer.

¿Qué piensan los médicos y nutricionistas de dichas fórmulas de desintoxicación alimentaria?

Como punto de partida, vale resaltar que hasta la fecha no hay evidencia científica para demostrar los beneficios de las dietas detox , también llamadas depurativas o de limpieza.

Esto lo aseguran expertos como Katherine Zeratsky, nutricionista de la Clínica Mayo, en Estados Unidos, quien insiste en que el propio cuerpo está diseñado para eliminar toxinas o residuos que pueden perjudicarlo.

Esas funciones depurativas se logran a través de los riñones, el hígado y el colon, mediante el sudor, la orina y las heces.

Cuando por diversas razones estos mecanismos naturales no funcionan de la forma esperada, las personas comienzan a presentar síntomas de alerta (fatiga, caída del cabello, mal olor al orinar, pérdida de apetito), o algunas enfermedades sugerentes.

En estos casos, lo más indicado es ir al médico para encontrar y tratar la causa, advierte el gastroenterólogo costarricense Alfredo Mora Guevara.

Para este especialista, las dietas líquidas, los ayunos que se hacen por largos periodos, las recetas populares para desintoxicar el cuerpo o el uso de enemas y laxantes sin control, más bien pueden generar complicaciones.

Daños. Las dietas de desintoxicación, sobre todo las que se hacen de forma casera (sin que medie un especialista), están contraindicadas hasta en individuos sanos, advierte Mora Guevara.

Muchas veces, estas terminan en trastornos hidroelectrolíticos (deshidratación o desbalance en el agua y electrolitos como sodio, potasio y magnesio), deficiencia de nutrientes y daños en el hígado, los riñones o el páncreas.

También podrían conducir a arritmias cardíacas y fallas cerebrales, como lipotimias (descenso en la presión arterial), confusión, pérdida de memoria y hasta convulsiones.

Las personas con un padecimiento crónico, incluidos los más comunes (diabetes mellitus, hipertensión arterial y asma), o quienes consumen algunos fármacos por sus enfermedades de fondo, tienen más riesgo de sufrir complicaciones si se someten a este tipo de limpiezas sin los controles adecuados.

En casos como los anteriores, pueden presentarse reacciones adversas entre las sustancias que ingresan al organismo, advierte Mora Guevara.

De una opinión similar es la nutricionista Larisa Páez. Según ella, los ayunos prolongados o dietas exclusivas a punta de batidos de frutas, vegetales o hierbas, podrían provocar una disminución en el metabolismo, pérdida de masa muscular, desarrollo de cálculos (piedras) biliares y otras alteraciones hormonales.

Además, se ha visto que si las dietas detox se hacen solo para bajar de peso, es común que aparezca el llamado efecto rebote.

Este sucede cuando la persona, al concluir la restricción alimentaria, recupera o supera los kilos perdidos porque lo único que había eliminado era agua y músculo, explica Páez.

Para los especialistas, los únicos regímenes de limpieza que deberían realizarse son los que se hacen bajo la supervisión de un médico o nutricionista, y cuando se trate de pacientes con síntomas de intoxicación por drogas, alcohol o medicamentos.

En agenda. El camino más seguro será siempre hacer cambios positivos y conscientes en la alimentación, enfatiza la nutricionista Rebeca Hernández Acuña.

Eso significa, según Hernández, aumentar el consumo diario de alimentos que contengan nutrientes valiosos y antioxidantes (especialmente, frutas y verduras, ya sea solas, en jugos o ensaladas), ingerir mayor cantidad de agua, lograr un balance adecuado de proteínas y carbohidratos saludables y, sobre todo, eliminar aquellos bocados que no aporten beneficios. Entre la lista de los no gratos, destacan los productos procesados.

“Con solo hacer modificaciones en nuestra alimentación, los resultados saltarán a la vista en pocas semanas, sin necesidad de morirse de hambre o arriesgar la salud”, advierte Hernández.

Si a pesar de todo la persona decide someterse a una detox , lo recomendable es buscar la guía de un experto que tome en cuenta la condición general de cada paciente. Así lo explicaron algunos asesores en salud holística.

A diferencia de otros, estos especialistas piensan que el cuerpo a veces necesita ayuda para eliminar toxinas.

Por eso, muchas culturas alrededor del mundo han practicado durante siglos las desintoxicaciones y los ayunos.

Sin embargo, en lo que sí concuerdan es en que las detox no pueden hacerse a la ligera, basándose simplemente en algo que se leyó por Internet o creyendo a ciegas en una pastilla con propiedades mágicas.

La recomendación de estos asesores es que una desintoxicación no se haga por moda, sino que se convierta en un proceso integral.

La idea es detectar, poco a poco y durante algunos meses, cuáles son los alimentos difíciles de procesar o que producen molestias. Todo, con el objetivo de que la persona modifique hábitos y aprenda a tomar decisiones responsables, pensando siempre en su salud y bienestar.

Ivannia Varela es periodista costarricense, especialista en temas de salud.

  • Comparta este artículo
Vivir

Limpie el cuerpo desde adentro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota