Vivir

Libere tensiones y dolores musculares con la ayuda de un rodillo

Actualizado el 06 de junio de 2014 a las 03:23 pm

El foam roller es un cilindro de espuma de embalaje de alta densidad que sirve para preparar al cuerpo antes de hacer ejercicio y ayudarlo a recuperarse después

Vivir

Libere tensiones y dolores musculares con la ayuda de un rodillo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Quizá las haya visto: personas restregándose contra un rodillo en el piso mientras hacen muecas en la cara.

Ese rodillo se llama foam roller y eso que hacen es una terapia de autoliberación miofascial.

Las fascias, explica la fisioterapeuta Marcela Calvo, son estructuras que sirven para envolver, dar protección y sostén a los músculos y órganos internos.

Estas pueden sufrir acortamiento y endurecimiento producto del ejercicio realizado por los músculos.

Al presionar su cuerpo contra el rodillo, justo en el punto donde se siente dolor o tensión, se fomenta la circulación, lo que permite liberar productos de desecho que quedan en el organismo al hacer ejercicio, explica la fisioterapeuta Marilyn Barrientos.

“Como la persona es la que se presiona a sí misma contra el rodillo, trabaja exactamente y de forma directa en el punto de tejido conectivo y muscular que necesita ser tratado y tiene todo el control sobre cuánta presión ejercer y por cuánto tiempo hacerlo”, detalló.

Además, se mejora la movilidad y flexibilidad de la zona, lo cual amplía los rangos de movimiento y hace a las personas más ágiles y menos propensas a lesionarse.

Si se utiliza el foam roller antes de hacer ejercicio, se logra preparar al músculo para el entrenamiento que se va a realizar; y si lo hace después, se le ayuda a su recuperación.

“Esto disminuye la fatiga de los deportistas y mejora el estado de inmunodepresión post ejercicio”, dijo Calvo.

¿Con qué frecuencia hacerlo? De tres a cuatro veces como mínimo, dice la entrenadora personal Alicia Vargas.

Lo que no se puede hacer es utilizarlo en zonas que se lesionaron recientemente o donde se siente un dolor grave.

“Tampoco deberían usarlo personas con problemas circulatorios o con osteoporosis muy avanzada. Las que tienen lesiones de muñeca, podrían sentir molestia en algunas posturas”, dijo Barrientos.

Las entrevistadas coincidieron en que no se debe ejercer presión sobre prominencias óseas ni en la zona lumbar.

Además, en opinión del fisioterapeuta Bryan Hill, este tipo de masaje autoaplicado no debe ser un reemplazo de un estiramiento adecuado o de un calentamiento óptimo antes de entrenar; más bien considera que se trata de una herramienta complementaria.

Otros usos. El foam roller es un cilindro de espuma de embalaje de alta densidad. Su superficie es suave y su peso es liviano.

Además de utilizarlo como herramienta de terapia, se puede usar como parte del entrenamiento funcional, explicó el  director deportivo en el Colegio de Médicos, Johan Salas.

“Se puede usar como soporte del cuerpo en variadas posturas de estabilidad y equilibrio que buscan fortalecer la musculatura abdominal y espinal”, explicó el promotor de salud física.

El rodillo vale entre ¢18.000 y ¢32.000, dependiendo del tamaño. Este se selecciona dependiendo de la parte del cuerpo que se quiere trabajar: para las zonas musculares más grandes, como las piernas o la espalda, se usa uno de aproximadamente un metro de largo, mientras que otros de menos de medio metro se usan en áreas más pequeñas, como las plantas de los pies.

Al respecto, el especialista en ciencias del deporte Duane C. Button opina que los beneficios en términos de amplitud del movimiento articular y recuperación muscular son más pronunciados en los rodillos más grandes, mientras que los más pequeños logran sensaciones más placenteras y relajantes.

  • Comparta este artículo
Vivir

Libere tensiones y dolores musculares con la ayuda de un rodillo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota