Vivir

Estudio de la Universidad Johns Hopkins

Instrucción mental beneficiaría a ancianos

Actualizado el 15 de enero de 2014 a las 12:00 am

Sesiones de entrenamiento para memorizar ‘cosas’ mejoraron capacidad de razonamiento de los participantes en la investigación

Vivir

Instrucción mental beneficiaría a ancianos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
La calidad de vida de los adultos mayores podría mejorar si se practican ciertos ejercicios de memoria y se entrenan ciertas habilidades antes de alcanzar edades avanzadas, según los especialistas. | ARCHIVO

Washington. EFE Los ancianos que tuvieron 10 sesiones de instrucción para mejorar sus habilidades mentales mostraron mejorías significativas en su capacidad de razonamiento y en la velocidad de su procesamiento mental hasta 10 años después del entrenamiento.

Un estudio publicado en la revista Journal of the American Geriatrics Society asegura que los adelantos fueron notorios, en comparación con otros participantes que no recibieron esa instrucción.

El deterioro cognitivo es común entre los adultos de edad más avanzada y puede afectar gravemente su calidad de vida.

Con el objetivo de detectar cuáles podrían ser los beneficios potenciales de hacer series de entrenamiento mental en los ancianos, los investigadores llevaron a cabo el programa “Instrucción Cognitiva Avanzada para una Ancianidad Independiente y Vital”, o simplemente “Active”, por sus siglas en inglés,

El estudio se desarrolló con 2.832 participantes con una edad promedio de 73,6 años al comienzo del experimento, quienes fueron agrupados de manera aleatoria para recibir capacitación o para no recibirla.

A los individuos en el grupo de instrucción para la memoria se les enseñó sobre estrategias para recordar listas de palabras, secuencias de objetos, ideas principales y detalles de relatos. También se les mostró cómo se resuelven problemas siguiendo patrones, útil para tareas como la lectura de los horarios de los autobuses o para completar formularios.

Por su parte, los individuos que recibieron educación sobre la velocidad del procesamiento, participaron en un programa con computadoras que se enfocó en la capacidad para identificar y localizar rápidamente la información visual.

Los cursos de instrucción se llevaron a cabo en grupos pequeños con sesiones de 60 a 75 horas durante cinco semanas.

Diez años más tarde, los participantes que recibieron ‘clases’ dijeron que tenían menos dificultades con los actos de la vida cotidiana.

Casi el 60% de los instruidos, comparado con el 50% del grupo que no recibió entrenamiento cognitivo, mantenían intactas sus habilidades al comienzo del estudio o incluso las superaban en cuanto a la realización de actividades como el uso de medicamentos, la cocina o el manejo de sus finanzas.

Los participantes con instrucción sobre el razonamiento y la rapidez del procesamiento sí siguieron mostrando mejorías significativas en relación con los no instruidos, incluso diez años más tarde.

  • Comparta este artículo
Vivir

Instrucción mental beneficiaría a ancianos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota