Vivir

Llegará a Nosara y Santa Ana

La Feria Verde abrirá dos nuevas sedes en 2014

Actualizado el 05 de enero de 2014 a las 12:00 am

Organizadores esperan tener listas las dos más recientes entre mayo y julio

Avanzan también planes para ‘feria virtual’ y servicio de entrega

Vivir

La Feria Verde abrirá dos nuevas sedes en 2014

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

A partir de mediado el 2014, los habitantes de Nosara y Santa Ana podrán acceder a los productos libres de agroquímicos que durante años han disfrutado quienes visitan la Feria Verde de Aranjuez.

Tras casi cuatro años de funcionar sábado a sábado en el Polideportivo de Aranjuez, la Feria Verde –un punto de encuentro para vendedores y consumidores de productos orgánicos– abrirá entre mayo y julio dos nuevas sedes en esas localidades, que funcionarán de manera paralela a la feria josefina.

Fundada en mayo de 2010 por la Asociación Amantes de lo Orgánico (Aamor), la Feria empezó con 20 oferentes y ahora tiene cerca de 110 pequeñas y medianas empresas.

Allí pueden encontrarse todo tipo de productos agrícolas orgánicos –desde uchuvas, una fruta pequeña y naranja, hasta lechugas–, productos manufacturados como jaleas o quesos y artesanías.

“La gran ventaja de este modelo es que permite a los productores vender de forma directa y sin intermediarios a los consumidores”, explicó Faviana Scorza, administradora de la Feria y miembro de Aamor desde 2010.

Los planes para las nuevas localidades están avanzados y caminan de la mano con otras iniciativas de la fundación, como la creación de una feria virtual –para quienes no pueden o no quieren desplazarse hasta el espacio físico– y un servicio de entrega de productos.

Este último se encuentra en plan piloto en Guanacaste y podría ser presentado en el valle Central este año.

Isidro Gómez (primer plano) y su esposa, Cecilia Cordero, cultivan en su finca en  La Cima de Dota y llegan cada sábado desde el 2010 a vender su cosecha a la Feria Verde de Aranjuez.  | ALEXANDER CARAVACA.
ampliar
Isidro Gómez (primer plano) y su esposa, Cecilia Cordero, cultivan en su finca en La Cima de Dota y llegan cada sábado desde el 2010 a vender su cosecha a la Feria Verde de Aranjuez. | ALEXANDER CARAVACA.
Familiar.
El espacio de la Feria Verde es una oportunidad para que familias y productores locales ofrezcan sus productos a un mayor mercado, tal es el caso de la familia Gómez Cordero, que cultiva su finca en Dota. Sus cuatro hijos varones los ayudan en la empresa.

“La universidad de ellos es allá”, señala su madre, Cecilia Cordero, quien agrega que los muchachos también se han preparado con cursos del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).

En 2010, cuando la familia se integró a la Feria Verde, la finca solo producía lechugas y fresas. Con el paso de los años han tenido la posibilidad de ampliar su producción a casi una veintena de cultivos y mandan productos a ferias en Avellanas y Puerto Viejo de Limón.

PUBLICIDAD

En 2014, Naciones Unidas celebra el Año Internacional de la Agricultura Familiar, que pretende “la agricultura familiar y la agricultura a pequeña escala”.

Scorza, administradora de profesión, asegura que en estos casi cuatro años, hay al menos 500 personas que se benefician directamente por las ventas en la feria. Aamor tiene solo seis empleados, cinco de ellos medio tiempo, y se vale en gran parte del voluntariado.

La asociación calcula que entre 1.500 y 2.000 personas visitan cada sábado la feria de Aranjuez.

  • Comparta este artículo
Vivir

La Feria Verde abrirá dos nuevas sedes en 2014

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota