Vivir

evite ingerir más de ocho vasos diarios

Manía de beber muchos líquidos puede generar múltiples males

Actualizado el 02 de mayo de 2015 a las 12:00 am

Vivir

Manía de beber muchos líquidos puede generar múltiples males

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Es usual que todos los especialistas en dieta y nutrición, así como los médicos recomienden tomar agua durante el día. La sugerencia más común es ingerir por lo menos dos litros.

Ello, porque se dice que consumir agua potable conduce a un mejor funcionamiento del organismo, una limpieza profunda de riñones e hígado y una correcta oxigenación para el cerebro, entre otros beneficios.

Sin embargo, existe un problema real cuando se abusa en el consumo de agua.

Cuando tomar líquidos se convierte en una adicción, se puede caer en el riesgo de contraer lo que se denomina potomanía o polidipsia psicogénica.

“Este padecimiento consiste en la ingesta excesiva de líquidos de forma compulsiva, fundamentalmente de agua, pero también pueden ser jugos o refrescos”, aseguró el doctor Luis Hiruela, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de Madrid, en España.

De acuerdo con Hiruela, este problema de salud se produce cuando los osmorreceptores del hipotálamo –los que regulan la necesidad de consumo de agua– sufren una disfunción.

Este comportamiento no se desarrolla de inmediato, ni lo padecen personas completamente sanas.

“Son muchas las patologías que puede desatar la potomanía, en cuenta la esquizofrenia, demencias, debilidad mental, anorexia nerviosa o trastornos de personalidad”, indicó el experto.

Son muchas las patologías que pueden causar la potomanía, entre ellas  la esquizofrenia o diferentes tipos de demencias. | THINKSTOCK
ampliar
Son muchas las patologías que pueden causar la potomanía, entre ellas la esquizofrenia o diferentes tipos de demencias. | THINKSTOCK

Alerta. ¿Cuáles son las consecuencias de padecer potomanía?

El beber agua en exceso puede derivar en una intoxicación hídrica, la cual causa una alteración de los electrolitos, con disminución de los niveles en plasma de sodio, potasio y cloro.

Esto puede llevar al deterioro en el funcionamiento de diversos órganos del cuerpo.

Otra consecuencia de consumir agua en exceso es desarrollar una afección que se llama la mielinolisis central pontina por edema cerebral.

Esto ocurre cuando los niveles de sodio se elevan demasiado rápido y se produce un daño neurológico que impide el correcto funcionamiento de las neuronas.

Como suele repetirse en la sabiduría popular: ningún extremo es bueno. Y esto es válido también para el consumo de agua, no obstante las innegables bondades que se le atribuyen al vital líquido.

  • Comparta este artículo
Vivir

Manía de beber muchos líquidos puede generar múltiples males

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota