Vivir

Datos del Registro Nacional de Tumores y de la CCSS

Casos de tumores en la piel crecieron un 34% en cuatro años

Actualizado el 16 de enero de 2013 a las 12:00 am

Se pasó de 1.600 en el 2004 a 2.146 en 2008; 50 por cada 100.000 ticos

Expertos instan a usar bloqueador y a evitar las cámaras de bronceado

Vivir

Casos de tumores en la piel crecieron un 34% en cuatro años

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Es el tipo de cáncer más común en Costa Rica desde hace más de 20 años; sin embargo, los tumores en la piel cada vez son más frecuentes entre los costarricenses y, aunque no figuran entre los más mortales, sí restan salud y calidad de vida a las personas.

Datos del Registro Nacional de Tumores y del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) indican que por día se diagnostican seis casos de cáncer en la piel, y por mes mueren seis personas.

La incidencia –casos nuevos por año– aumentó en un 34% entre el 2004 y el 2008 –último año del que se tienen registros–. Se pasó de 1.600 casos en el 2004 a 2.146 en el 2008; esto significa 50 tumores de piel por cada 100.000 ticos.

Hay lugares con un promedio superior al del resto del país, como Coto Brus, Pérez Zeledón, Turrubares, San Ramón, Belén, Flores y la ciudad de Heredia.

Aunque es un cáncer más común en los hombres (54,2 casos por cada 100.000 hombres en comparación con los 45,7 casos por cada 100.000 mujeres), este es el cáncer más frecuente en ellas y el segundo más común en ellos. “Es una señal de alarma; el cáncer de piel surge casi siempre por exponerse más de la cuenta y por gusto al sol, es completamente prevenible. Lo malo es que tres quemaduras de sol antes de los 20 años aumentan en un 80% las posibilidades de cáncer después de los 60 años”, comentó el dermatólogo Sergio Cortés.

“Aunque la mayoría de los casos se da en mayores de 60 años, hay casos en personas muy jóvenes, hasta menores de 20 años. Por lo general son personas con ‘culto al sol’ o al bronceado, que van muy seguido a cámaras de bronceado y se ponen en los techos de las casas a recibir sol”, añadió.

Cortés recordó que una piel bronceada es una piel enferma: “Una piel bronceada es una piel que se está defendiendo de la luz del sol, esto lleva no solo a un posible cáncer; también, a envejecimiento prematuro y manchas”, añadió.

Cuidados. Aunque las pieles más blancas son las más afectadas por el sol, todas las personas son susceptibles a lesiones en la piel y, por ello, todas deben cuidarse.

PUBLICIDAD

Los expertos recomiendan usar bloqueadores con un factor de protección solar igual o superior a 30. Estos deben aplicarse 20 minutos antes de salir de la casa y reaplicarse cada dos horas. Sin embargo, esta no es la única medida. “El protector no nos hace inmunes, solo disminuye la velocidad con la que su piel se quema. Debemos evitar exponernos al sol”, añadió Cortés.

“Si trabajamos al aire libre, debemos protegernos más y utilizar telas gruesas; la mezclilla es una buena opción. Ahora también venden ropa con ciertos niveles de protección solar, nada más debemos buscar las certificaciones de que es una prenda auténtica”, dijo.

Los especialistas enfatizan en que nadie está exento, aunque en su familia no haya casos de este mal. Ellos agregan que una buena práctica es revisarse los lunares para mejorar la detección temprana de este cáncer.

  • Comparta este artículo
Vivir

Casos de tumores en la piel crecieron un 34% en cuatro años

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota