Vivir

Estudio de Universidad Yeshiva, Nueva York

Cabezazos de futbolistas provocarían lesión cerebral

Actualizado el 13 de junio de 2013 a las 12:00 am

Estudio sostiene que cabeceadores frecuentes muestran daños en su cerebro

Un golpe no es peligroso, pero de forma repetitiva, sí lo es, estiman expertos

Vivir

Cabezazos de futbolistas provocarían lesión cerebral

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Los cabezazos son movimientos  muy comunes en la práctica del fútbol. Un nuevo estudio sugiere que estos podrían traer consecuencias negativas para el cerebro, especialmente si son muy frecuentes. | SERGEI GRITS/AP
ampliar
Los cabezazos son movimientos muy comunes en la práctica del fútbol. Un nuevo estudio sugiere que estos podrían traer consecuencias negativas para el cerebro, especialmente si son muy frecuentes. | SERGEI GRITS/AP

Muchas veces un cabezazo bien hecho lleva a celebrar un gol; sin embargo, su práctica frecuente y a largo plazo podría derivar en lesiones cerebrales.

Un equipo de investigadores de la Escuela de Medicina Albert Einstein, de la Universidad de Yeshiva, en Nueva York, concluyó que aquellos jugadores de fútbol que “cabecean” la bola con frecuencia, presentan anormalidades cerebrales similares a las que tienen los pacientes con contusiones en ese órgano. “Una contusión es un tipo de lesión cerebral leve que conlleva síntomas como dolor de cabeza, mareos, confusión, falta de atención, desorientación, náuseas, alteraciones visuales, entre otros. El cabeceo repetitivo puede desatar una cascada de reacciones que deterioran las células del cerebro a través del tiempo”, dijo a La Nación el director del Centro Gruss de Investigación de Resonancia Magnética, Michael Lipton.

Lipton y su equipo se centraron en el fútbol por su gran popularidad en todo el mundo. “Este deporte lo juegan personas de todas las edades y existe preocupación de que el cabeceo, un componente clave en el juego, podría causar daño cerebral”, agregó el experto.

Repeticiones peligrosas. Los investigadores determinaron que, en promedio, un futbolista cabecea la bola entre 6 y 12 veces en un partido y el balón viaja a una velocidad cercana a los 80 kilómetros por hora. Durante los entrenamientos, los jugadores golpean la bola con su cabeza 30 veces o más. Los científicos consideran que el impacto de un solo cabeceo no es suficiente como para causar un daño cerebral serio; empero, la acumulación de estos golpes, a lo largo del tiempo, sí puede traer consecuencias.

Metodología. Para su análisis, los investigadores utilizaron un avanzado sistema de resonancia magnética, conocido como imágenes con tensor de difusión o DTI, por sus siglas en inglés.

Este sistema “retrata” el movimiento de las moléculas de agua dentro de los axones, zona de las neuronas a través de la cual se transmiten los impulsos o señales nerviosas.

Lipton explicó lo que ocurre en un cerebro normal. “El movimiento de las moléculas de agua en la ‘materia blanca’, compuesta de axones o fibras nerviosas, se produce en una misma dirección.

PUBLICIDAD

”Esto se debe a la estructura paralela de las fibras nerviosas. Cuando hay una lesión cerebral, la estructura de los axones se modifica y el agua se mueve en direcciones aleatorias”.

El estudio –publicado en la revista Radiology – analizó las imágenes de los cerebros de 37 jugadores adultos aficionados, con una edad promedio de 31 años.

Ellos manifestaron practicar fútbol desde la infancia; es decir, habían jugado cerca de 22 años.

De acuerdo con Lipton, las imágenes de DTI correspondientes a los “cabeceadores” frecuentes, mostraron anormalidades en su materia blanca, similares a las que tienen los pacientes que han sufrido contusiones.

“Al ser los axones parte de las células nerviosas que transmiten información, cualquier daño en ellas afecta las funciones cerebrales”, destacó Lipton.

A los participantes en el estudio también se les sometió a evaluaciones cognitivas y los expertos observaron bajas puntuaciones en las pruebas de memoria entre aquellos futbolistas que cabecearon más de 1.800 veces al año, en comparación con los que acumularon menos cabezazos.

El experto Lipton destacó, eso sí, que el trauma repetitivo en la cabeza no es exclusivo del fútbol, pues se puede presentar en otros deportes como boxeo y fútbol americano.

  • Comparta este artículo
Vivir

Cabezazos de futbolistas provocarían lesión cerebral

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota