Vivir

Proyecto de renovación urbana

Un parque despierta la alegría en Barrio Cuba

Actualizado el 09 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

Antes era un predio abandonado e inseguro, hoy es un sitio recreativo

Niños y jóvenes de la comunidad cuentan con cancha multiusos y un área de juegos

Vivir

Un parque despierta la alegría en Barrio Cuba

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Los niños y los jóvenes de la comunidad Pinos en barrio Cuba ya tienen un espacio para divertirse. El parque remozado comprende un área de 1.077 metros cuadrados con una cancha, zona de juegos y vegetación. | ALBERT MARÍN

Al final de una calle sin salida por donde se ingresa a la comunidad de El Pochote, en barrio Cuba, se despertó con nuevos bríos un parque que hasta hace poco era zona de peligro más que de recreación.

El parque Pinos era solamente un gran lote relleno de zacate, tierra, basura y un destartalado campo de juegos, pero un proyecto urbanístico lo convirtió en un espacio seguro y acogedor para el disfrute de jóvenes y niños de esa comunidad ubicada en el sur de la capital.

Una iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos en cooperación con la Municipalidad de San José recuperó un espacio urbano descuidado para devolvérselo a los vecinos de la comunidad.

“Este proyecto tiene tres componentes importantes: el embellecimiento del espacio urbano, la recuperación de un sitio público para la convivencia social y la motivación a los vecinos a cuidar un parque que les pertenece”, explicó Luis Diego Barahona, director del estudio LDB Arquitectura y autor del diseño arquitectónico.

De acuerdo con Barahona, la distribución de las zonas corresponde al uso de cada una de ellas, y el diseño favorece el flujo peatonal. Así, en un área de 1.077 metros cuadrados, el parque ofrece una cancha de concreto de uso múltiple, un área de juegos infantiles y una escalinata que permite sentarse frente al salón comunal del lugar.

En la cancha multiuso, también hay áreas para patinar, pues así lo solicitaron las niñas de la comunidad en los talleres participativos que se realizaron con los vecinos.

Asimismo, fue necesario cubrir ciertas zonas con vegetación.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

“La esquina nordeste presentaba problemas de contaminación de basura y fue necesario sembrar árboles para generar sombra y para mejorar la calidad ambiental”, destacó Barahona.

Una de las principales características de este parque era la inseguridad, de modo que permanecía cercado con una malla metálica y candados. “El diseño actual no tiene portones; es un espacio abierto para que las personas puedan recorrerlo libremente. Durante las noches estará iluminado gracias a un aporte de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz ”, dijo Barahona.

El costo total de las obras fue de $100.000. La remodelación del parque Pinos forma parte de un proyecto más grande desarrollado por Barahona, llamado “paletas urbanas”. “El objetivo es realizar pequeñas intervenciones urbanísticas y arquitectónicas en puntos específicos de la ciudad para atender necesidades, también precisas, de las comunidades”, agregó.

  • Comparta este artículo
Vivir

Un parque despierta la alegría en Barrio Cuba

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota