Vivir

Será casa de la nueva Cinemateca Nacional

Mal estado del teatro Variedades obliga a adaptar el edificio por completo

Actualizado el 16 de junio de 2017 a las 10:30 pm

Inmueble, hecho principalmente de madera, está comido por las polillas

Fachada y ciertos elementos estructurales internos se conservarán en la nueva propuesta

Vivir

Mal estado del teatro Variedades obliga a adaptar el edificio por completo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Las paredes del teatro Variedades, hechas de madera, plywood y láminas de zinc, están deterioradas. (Melissa Fernández)

El mal estado estructural, la humedad y las polillas que consumen al teatro Variedades, ícono de la historia cinematográfica costarricense, obligarán, según el Ministerio de Cultura, a adaptar el edificio por completo para que albergue el proyecto de la Cinemateca Nacional.

El emblemático edificio, ubicado en calle 5, entre avenidas central y primera de San José, conservará su artística fachada y ciertos elementos estructurales internos que se rescatarán durante la intervención, entre esos, algunas partes de los pisos y ornamentos, como troquelados y repujados en metal que actualmente adornan sus paredes.

El inmueble fue propiedad de la familia Jinesta Urbini hasta diciembre de 2013, cuando Cultura lo adquirió para instalar ahí la Cinemateca.

LEA: Compra del teatro-cine Variedades genera esperanza de mayor difusión al audiovisual tico.

Adicionalmente, la entidad compró un lote ubicado detrás del teatro, con el fin de agrandar el área de construcción del proyecto.

Según explicó Max Valverde, viceministro de esta cartera, la idea inicial era restaurar el edificio para echar a andar la Cinemateca dentro de la misma estructura. Sin embargo, tras varias inspecciones y estudios técnicos realizados desde el 2014, decidieron adaptarlo, construyendo una nueva edificación que se apegue a los códigos sísmico y eléctrico, en función de la seguridad de los visitantes.

El anuncio lo hizo Valverde la tarde de este viernes 16 de junio, en una conferencia de prensa en la que estuvieron presentes Óscar Flores, encargado del proyecto de Cinemateca en el Ministerio de Cultura; Marco Castro, de OPB, consorcio de arquitectos a cargo del anteproyecto, y Diego Van Der Laat, de San José Revés, encargado conceptual de la iniciativa.

"Encontramos que las paredes, hechas con marcos de madera, plywood y láminas de cinc, que las tenía desde un inicio, estaban muy deterioradas... Por dentro, vimos elementos estructurales carcomidos por las termitas y podridos", aseguró el arquitecto Flores.

La polilla está presente en todo el edificio, aseguran los arquitectos a cargo del proyecto de adaptación del inmueble. (Melissa Fernández)

Además, añadió, las columnas que sostienen toda la estructura del teatro por dentro, como son de metal y no de cemento, son muy susceptibles. 

"Se comprometía por completo la seguridad del inmueble con solo su propio peso, sin el de las personas... Entonces, la carga sísmica se transfiere a los edificios que están a los lados", expresó Flores.

LEA: Cine Variedades está varado y con el candado puesto hasta el 2016.

Intervención susceptible

Dado que el teatro fue declarado patrimonio histórico y arquitectónico de Costa Rica en 1999, cualquier modificación estructural que se quiera llevar a cabo debe estudiarse detenidamente y –como aplica con el resto de inmuebles de esta índole– tiene que contar con el aval del Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura.

De hecho, durante el transcurso de la semana, incluso antes del anuncio oficial por parte del Ministerio sobre la Cinemateca, varias voces del sector patrimonial y cultural expresaron escepticismo sobre la iniciativa.

Uno de estos entes fue el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), el cual, por medio de una carta firmada por la presidenta de su Junta Directiva, Ofelia Sanaú, pidió cuentas a Patrimonio sobre la intervención que se realizará en el Variedades.

"No estamos seguros de que existan los estudios técnicos detallados que confirmen que el edificio está en tan malas condiciones como ellos dicen. El Variedades es parte de un conjunto urbano y eso hay que cuidarlo", dijo Sanaú a La Nación en una entrevista telefónica realizada el miércoles anterior.

El viceministro Valverde afirmó que investigaron la razón por la cual la estructura había recibido la declaratoria patrimonial y encontraron que tal designación respondía, en un 80%, a la fachada, la cual destaca por su estilo barroco.

Para Valverde y el resto de personas que conforman el proyecto de intervención del teatro, el edificio ha sido modificado arquitectónicamente tantas veces en el pasado que ya no conserva su tejido histórico original. Sin embargo, la fachada no variará y más bien será restaurada con la adaptación.

"El teatro tenía balcones, pero los quitaron, no se sabe cuándo, para construir oficinas administrativas. El edificio ha sufrido muchas modificaciones con los años", agregó Marco Castro, arquitecto de OPB, firma que también estuvo relacionada a la polémica remodelación del Gran Hotel Costa Rica. 

Prueba de la cantidad de variaciones que ha enfrentado el Variedades está el hallazgo de un piso de mosaico debajo del actual escenario, el cual encontraron en las recientes inspecciones.

Esa será una de las muestras que se conservarán con la nueva estructura, indicó Castro.

Ornamentos, como los pisos de mosaico en buen estado y los repujados en metal de las paredes, se conservarán. (Melissa Fernández)

Por el momento, el anteproyecto de lo que será la Cinemateca en el Variedades está listo. Sigue ahora la aprobación por parte del Centro Costarricense de Producción Cinematográfica, rector del programa. 

Después vendrá la elaboración de los planos, que tomaría entre tres y cuatro meses, y al menos un año de construcción.

Icónico edificio

Inaugurado en diciembre en 1891, el Variedades fue el sustituto del Teatro Municipal, devastado por un fuerte sismo en 1888.

En 1916, la estructura enfrentó su primera intervención arquitectónica, cuando se construyó la nave principal, y de ahí en adelante ha tenido una serie de cambios de los cuales no hay datos exactos.

En 1920 fue cuando se erigió su actual fachada. Se trata de un edificio de estilo neoclásico, muy común en la Costa Rica de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Junto con otros inmuebles históricos y patrimoniales, como el Teatro Nacional y el Gran Hotel Costa Rica, el Variedades forma parte de un importante conjunto de edificios que da vida al paisaje urbano de la capital y que cuenta la historia arquitectónica nacional.

El comején es el principal inquilino del teatro Variedades. (Melissa Fernández)
  • Comparta este artículo
Vivir

Mal estado del teatro Variedades obliga a adaptar el edificio por completo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota