Vivir

Revista Dominical

El porvenir de los ríos en la Zona Sur

Actualizado el 05 de agosto de 2017 a las 10:30 pm

Entré a un mundo nuevo. Uno que ya conocemos que existe pero que, por su lejanía, a veces pretendemos que no. 

Vivir

El porvenir de los ríos en la Zona Sur

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Los estanques contienen peces gato y truchas. Acá se capacita a la comunidad de Agua Buena. (Mayela López)

La Zona Sur de Costa Rica está hecha de lagunas y agua de río que recorre valles y montañas. Por esto, la Fundación Costa Rica-Estados Unidos para la Cooperación (CRUSA) me invitó a pasar dos días entre el monte, estanques con peces gato, y personas que trabajan con el corazón en la mano, siempre a favor del bienestar de la comunidad.

El primer día asistí a Agua Buena de Coto Brus. Ahí  visitamos una  finca en donde se abrieron dos estanques que le brindaron a todo un pueblo una nueva forma de vida: la piscicultura.

Pero además, ahí mismo, se construyó una planta de producción en donde señoras, en su mayoría amas de casa que no tenían estudios o un ingreso fijo, encontraron una salida de escape para sus preocupaciones. Y ahora, se definen como "empoderadas, orgullosas y realizadas".

Una clase de piscicultura en el Valle de Limoncito en la Zona Sur junto a indígenas guaymíes. (Mayela López)

El segundo día visitamos el Colegio Técnico Profesional de Guaycará, en donde se imparte la piscicultura como un taller más para los estudiantes. Allá se aprende diferente, con las manos, con las uñas llenas de tierra. En contacto con la naturaleza, les enseñan a sobrevivir.

Finalmente, llegamos a otra finca. Esta se utiliza para enseñarle a la comunidad de Valle de Limoncito y a la Comunidad indígena de La Casona a utilizar la piscicultura como una forma para ganarse la vida. Allí pescamos pez gato y entre todos se cocinó con un condimento que catalogaron como "secreto de Estado".

Nos sentamos sobre troncos, y mientras pollos y cabras corrían libres por el espacio, y niños jugaban ‘al torito’ con ramas, los de la zona nos explicaban su realidad: la falta de empleo, la falta de educación, la falta de atención.

Abajo les comparto las tres aventuras:

Amparo en la zona rural

Las mujeres, vecinas de Agua Buena, crean jaleas y chileras para subsistir. (Mayela López)

El que madruga, come trucha

En el Colegio Técnico Profesional de Guaycará también se cría langostino de Malasia (Mayela López)

Un valle de gente buena

Comunidad. En las clases de piscicultura participan habitantes de la zona y los indígenas guaymíes. (MAYELA LÓPEZ)

  • Comparta este artículo
Vivir

El porvenir de los ríos en la Zona Sur

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Priscilla Gómez

priscilla.gomez@nacion.com

Periodista de Revista Dominical

Periodista de la Revista Dominical de La Nación. Estudiante de Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo. Se unió a Grupo Nación en el 2015. 

Ver comentarios
Regresar a la nota