Vivir

Zoo Ave invirtió ¢3 millones para curar y devolver a su hábitat a oso hormiguero

Actualizado el 28 de junio de 2013 a las 03:30 pm

Biólogos satisfechos por integración de "cartaguito" al bosque primario

Se le colocó un micro chip en una pata para rastrear su ubicación

Vivir

Zoo Ave invirtió ¢3 millones para curar y devolver a su hábitat a oso hormiguero

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Liberación en Nandayure

El costo de alimentos especiales, medicinas y atención veterinaria durante casi tres meses para salvar a un oso hormiguero  significó una erogación de unos ¢3 millones a la Fundación Rescate Animal Zoo Ave, pero la lucha valió la pena esta vez, ya que "Cartaguito" se alimenta ya en los termiteros de las altas ceibas del bosque primario en Guanacaste.

No todos los animales agredidos que llegan ahí corren la misma suerte. Prueba de ello es que "Herradura", una hembra de esa misma especie que llegó poco antes al centro de rescate, pero falleció durante el tratamiento.

Sergio González, director de comunicación de Zoo Ave, explicó que los funcionarios que tienen en el bosque de Pilas de Canjel, Nandayure, vieron a Cartaguito entre las copas de los árboles, movilizándose y alimentándose con toda naturalidad y adentrándose en el bosque primario.

En una de las patas tiene un dispositivo que permite saber donde se encuentra, mediante un radar.
ampliar
En una de las patas tiene un dispositivo que permite saber donde se encuentra, mediante un radar. (Zoo Ave para GN)

Ese oso hormiguero, víctima de diez machetazos y encontrado en Cartago, lleva un micro chip en una de sus patas, por lo que ahora que se ha perdido de vista para los guardas de la finca de 900 hectáreas podrá ser monitoreado mediante un radar.

Antes de regresar a su hábitat en Bosque Escondido, en Pilas de Canjel, Guanacaste, lugar donde Rescate Animal Zoo Ave tiene un proyecto de liberación de animales, Cartaguito pasó por un proceso de preliberación, donde estuvo por casi 15 días adaptándose a las condiciones guanacastecas.

Como una de las heridas la tenía en el hocico y por tratarse de un animal que no tiene dientes, los biólogos tuvieron que alimentarlo con miel silvestre para que, poco a poco, aprendiera a chupar panales, sitios de los cuales toma las termitas cuando se encuentra en la vida silvestre. Ellos comen las que necesitan y dejan otras para que se regenere su fuente de alimentación.Para regresar a su hábitat el animal se encontraba en un módulo especial lleno de árboles y vegetación hasta que este miércoles lo vieron salir por sus propios medios.

"Estamos muy orgullosos del trabajo que realizó todo nuestro equipo. Sin duda fue una labor ardua, pero se logró nuestro objetivo de ver al animal en la naturaleza y hasta subido en un árbol", expresó González.

PUBLICIDAD
En lo alto de una ceiba fue visto la última vez por los funcionarios de Zoo Ave en Guanacaste.
ampliar
En lo alto de una ceiba fue visto la última vez por los funcionarios de Zoo Ave en Guanacaste. (Zoo Ave para GN)

Este oso hormiguero agredido perdió un ojo, pero en estos animales la visión es baja, por lo que con uno pueden sobrevivir.  Además de termitas, se alimentan de otros insectos. Su población bajó en un 80% en los últimos años, es por eso que el Zoo Ave optó por reintroducirlo a la naturaleza en una finca cerrada al público.

Para sufragar los gastos esta Fundación obtiene los recursos de la taquilla que los visitantes pagan al entrar en sus instalaciones ubicadas en La Garita de Alajuela puntualizó González.

  • Comparta este artículo
Vivir

Zoo Ave invirtió ¢3 millones para curar y devolver a su hábitat a oso hormiguero

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota