Vivir

Sismólogos en Nueva Zelanda hallan sorpresa en una falla: agua caliente

Actualizado el 17 de mayo de 2017 a las 05:40 pm

Vivir

Sismólogos en Nueva Zelanda hallan sorpresa en una falla: agua caliente

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Foto del 3 de octubre del 2014 muestra el sitio de perforación de un fallo sísmico, cerca de Franz Josef Glazier en la isla Sur de Nueva Zelanda. (John Townend / Victoria University/ AP)

Wellington

Cuando científicos en Nueva Zelanda perforaron en las profundidades de una falla, hicieron un descubrimiento que, dicen, pudiera proveer una importante fuente de energía para el país.

Ellos descubrieron que el agua en la falla Alpine era mucho más caliente de lo que esperaban, y eso pudiera aprovecharse para generar electricidad o proveer calefacción directa en industrias como las granjas lecheras.

El descubrimiento es sorprendente porque la energía geotérmica generalmente es asociada con la actividad volcánica, pero no hay volcanes en el lugar donde se realizaron las perforaciones.

Debido a que la falla se extiende por cientos de kilómetros, como una columna dorsal por la isla Sur, la fuente de energía podría ser enorme.

LEA: Diputados aprobaron crédito para financiar proyectos geotérmicos en Guanacaste

El estudio, encabezado por el profesor de la Universidad de Wellington Rupert Sutherland, fue publicado el jueves por la revista Nature.

Entusiasmo

Sutherland dijo que la intención del estudio, cerca del popular destino turístico del Glaciar Franz Josef, era recolectar rocas e instalar equipo de monitoreo y no medir las temperaturas del agua, pero los estudiosos expresaron su entusiasmo por el descubrimiento.

"Económicamente, pudiera ser muy significativo para Nueva Zelanda", le dijo Sutherland a The Associated Press en una entrevista.

En el estudio, los científicos creen que dos acciones están creando el agua caliente. Primero, dicen, terremotos previos han elevado rocas calientes de las profundidades de la Tierra a las montañas a lo largo de la falla.

Segundo, los temblores han quebrado las rocas, lo que ha permitido que el agua de lluvia y la nieve derretida se muevan por el interior caliente de las montañas, que concentra el calor bajo los valles.

Sutherland dijo que el agua en la falla alcanzó 100 grados Celsius (212 grados Fahrenheit) a una profundidad de 630 metros (2.100 pies).

El agua usualmente se hace cada vez más caliente con la profundidad, pero bajo circunstancias normales no alcanza esa temperatura hasta unos 3 kilómetros (2 millas) bajo tierra.

Cien grados Celsius es el punto de ebullición del agua en la superficie terrestre, aunque el agua no hierve bajo tierra porque está bajo presión, como en una olla de presión.

Falla activa

La Falla Alpine es una de las más activas del mundo. Usualmente crea terremotos grandes una vez cada 300 años y sismólogos piensan que existe un tercio de probabilidades de se active de nuevo en las próximas décadas.

El sismo resultante pudiera devastar varios pueblos en Nueva Zelanda, aunque la falla no está cerca de ninguna ciudad grande.

  • Comparta este artículo
Vivir

Sismólogos en Nueva Zelanda hallan sorpresa en una falla: agua caliente

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota