Vivir

Congreso Mundial de Parques Naturales de la UICN

El ciberactivismo no es suficiente: "Sálgase de Facebook y hable de ambiente cara a cara con alguien"

Actualizado el 18 de noviembre de 2014 a las 12:17 pm

Vivir

El ciberactivismo no es suficiente: "Sálgase de Facebook y hable de ambiente cara a cara con alguien"

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El mundo necesita que las personas apoyen más con trabajo o con dinero la protección del medio ambiente. "Que vivan la naturaleza, la amen y la respeten", eso necesitamos, dijo Carl Johnson, de Australia. (Richard Powers IUCN para LN)

Sidney, Australia

¿Ampliar las áreas protegidas del mundo o mejorar la gestión de las ya existentes? ¿Volcar más la vista al mar, involucrar a los más jóvenes en los procesos de conservación mundial, armar a los guardaparques para que puedan defenderse ante las mafias internacionales que se han apoderado de los sitios protegidos para el narcotráfico o el trasiego de marfil?

El Congreso Mundial de Parques Naturales de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) llega a su fin hoy en Australia celebrando nuevas ideas y dejando muchas preguntas y llamados a la acción sobre la mesa de unos 5.000 tomadores de decisiones de todo el mundo.

Organizado cada 10 años, este evento tiene como aspiración compartir experiencias de éxito y señalar nuevas rutas en materia de conservación.

En este congreso se presentó la última actualización de la Lista Roja de Especies Amenazadas que dice que más de 22.000 especies están en peligro de extinción y más de 800, extintas. También se difundió por primera vez la llamada Lista Verde para reconocer la labor ingeniosa y exitosa de protección en 23 parques naturales del mundo.

Durante la actividad se divulgó evidencia de cómo la mayoría de especies en peligro requiere de estas áreas protegidas para subsistir y también se demostró como los sitios naturales que son patrimonio de la humanidad ofrecen no solo servicios ecosistémicos sino hasta espirituales que deben ser ponderados a la hora de invertir y tomar decisiones.

Así las cosas, varios puntos quedaron en firme y muchos otros, en proceso de construcción.

Estas son algunas coincidencias. Primero, no es posible ‘jugar’ a proteger la naturaleza desde la ventana ni desde las redes sociales. El ciberactivismo ambiental poco favor le hace a la lucha.

“Una de las cosas interesante de Twitter y Facebook es que crean un falso activismo ambiental. Hoy la gente se jacta y me dice: ‘Yo tuitié sobre eso”. Y yo les digo: ¿ah sí? ¿tuiteó sobre eso? ¿De verdad? ¡Seguramente algo ocurrió en la Vía Láctea porque tuiteaste de eso! Yo trato de recordarle a la gente joven que pone algo en Facebook (sobre ambiente) que ese problema no está en Facebook, está en su cara. No está en el chat, está en el Congreso de Estados Unidos. Así que sálgase de Facebook y hable de ambiente cara a cara con alguien. Porque eso es lo que realmente está ocurriendo. Lo que está ocurriendo no es online”, dijo el periodista del New York Times, Tom Friedman en una ponencia organizada por Conservación Internacional (CI).

“Muchos likes no significan nada para nosotros. Lo que ocupamos son voluntarios que nos ayuden a proteger las especies y dinero para pagar la maquinaria que ocupamos para vigilar”, explicó Goytilú Krenzu, guardaparques de Kenia.

El segundo punto y quizás uno de los más abordados transversalmente en todas las reuniones plenarias es ¿cómo lograr que a la gente le importe el ambiente en momentos donde queda cada vez más claro que han amenazas significativas? ¿Cómo inspirarlos?

Precisamente, el lema del congreso versó sobre buscar soluciones inspiradoras. Ya allí, la tecnología figuró como una de las herramientas más útiles para lograrlo.

Por ejemplo, Google y NASA mostraron, cada uno desde sus escenarios, propuestas para compartir y analizar información, mucha de la cual puede ser vista en tiempo real en los sitios web de ambas organizaciones.  Ambas instancias motivan a la participación ciudadana en el análisis masivos de datos a partir de imágenes en 360° del arrecife coralino, así como de mapas de temperatura de la superficie océanica del mundo.

Otra de las herramientas de valor es la generada por el exministro costarricense Carlos Manuel Rodríguez, líder de CI. Rodríguez realizó un estudio sobre el valor económico de la conservación y aderezó algunos foros al explicar cómo en la actualidad “las personas invierten más dinero en helados que en conservación”,  “a pesar de que por cada dólar que se invierta en esto significa una recuperación de $7 en servicios ambientales que da el sitio a las personas”.

Reconocer el valor de las cosas podría ayudar a reconocer la urgencia de actuar.

“En mi vida como exploradora he presenciado el colapso de ecosistemas marinos por pesquerías. Eso debe acabar.  Los océanos nos ofrecen una gran cantidad de servicios como secuestar carbono, regular ciclos naturales y proveernos alimento y protección ante desastres naturales. Son la mitad del mundo. Si queremos proteger los sistemas que nos mantienen vivos un buen lugar para empezar sería esta mitad… del mundo”, reflexionó la prestigiosa exploradora marina Silvia Earle.  

Continuando con el tema del dinero, el tercer punto es sobre financiamiento.  Todos los parques del mundo necesitan dinero para hacer lo suyo.

Australia, por ejemplo, esta semana destinó $2 millones adicionales para protección de especies. Aunque a ojos ticos parece una buena cantidad, lo cierto es que los australianos evaluaron aún la medida como poco significativa para los retos que se enfrentan.  

Y es que está claro para todo el mundo que más allá de las conversaciones y charlas, a todo el planeta le hace falta apoyar más a los que “están haciendo”, como los guardaparques.  

Sobre ello, muchos de los representantes de la organización internacional de guardaparques fueron muy categóricos al mencionar como colegas africanos mueren con frecuencia desarmados ante traficantes de animales o de sus partes.

“Las problemáticas de los guardaparques costarricenses como la carencia de recursos no son ajenas a los demás parques del mundo. Tristemente, ocurre en la mayoría de ellos”, dijo Leonel Delgado, guardaparques tico Leonel Delgado quien trabaja en el Parque Nacional La Cangreja. Delgado participó como representante del país en este stand y fue halagado por la labor que realiza en Costa Rica.

La concesión de servicios no esenciales en los parques nacionales es una de las formas que está tomando más auge para capturar recursos y redirigirlos al funcionamiento de estos sitios, tal y como se está haciendo en el Parque Nacional Chirripó de Costa Rica con los arrieros y la administración de los espacios para dormir en el albergue.

Esta iniciativa de financiamiento también se está evaluando ya para la Isla del Coco, reconoció su director Fernando Quirós. Según él, pronto podría ponerse en este sitio patrimonial una especie de tienda para vender artículos en honor a la isla entre los turistas de gran poder adquisitivo que la visitan para bucear.

Finalmente, el congreso también despertó la reflexión entre los ponentes sobre la necesidad de hacer un relanzamiento de la imagen de los ambientalistas para que estos no sean percibidos como “chancletudos abraza árboles” sino como especialistas con conocimientos profundos en los temas que pueden permear la toma de decisiones políticas para proteger el planeta.

“Yo soy optimista y veo una gran oportunidad allí”,  asintió Grethel Aguilar, directora de la Oficina Regional para Centroamérica de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN).

Amanece en Sidney. Es miércoles 19 de noviembre. Durante las próximas horas, reprensentantes de Rusia, Francia, Australia, Madagascar y Comoros darán a conocer lo que han denominado “La promesa de Sidney”.

Hay una transmisión en vivo del evento en http://worldparkscongress.org/programme/streaming.html o https://plus.google.com/events/ca2g67mtjcichch255nqlc80c0k

  • Comparta este artículo
Vivir

El ciberactivismo no es suficiente: "Sálgase de Facebook y hable de ambiente cara a cara con alguien"

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota