Vivir

Fondos para mantener plantas, hongos e insectos se acaban este mes

Actualizado el 02 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Museo carece de personal, dinero e instalaciones para asumir especímenes

Vivir

Fondos para mantener plantas, hongos e insectos se acaban este mes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Al fusionar las colecciones del INBio y el Museo Nacional, se estaría configurando la muestra más representativa de la biodiversidad de los trópicos en el mundo. | ADRIANA ARAYA /ARCHIVO

El Instituto Nacional de Biodiversidad (INBio) tiene fondos hasta este mes para mantener las colecciones biológicas a su cargo.

Hasta ahora, no hay una fecha definida para trasladarlas al Museo Nacional.

Al INBio le cuesta $750.000 anuales mantener los 3,5 millones de especímenes de plantas, hongos y artrópodos. El Instituto es incapaz de custodiarlas porque no tiene fondos debido a la reducción de las donaciones foráneas.

Según Randall García, director del INBio, las conversaciones con funcionarios del Museo Nacional datan de agosto del 2013, pero aún no se define la fecha ni las condiciones en que se haría el traslado.

“Estamos conscientes de que es un tema urgente y es necesario resolverlo. Esperamos dar a conocer –en pocas semanas– el esquema en que las vamos a asumir. Lo que no podemos es precipitarnos si no contamos con los recursos y apoyo necesarios”, declaró Christian Kandler, director del Museo Nacional.

Aunque legalmente les corresponde asumirlas y están anuentes a hacerlo, este traslado encuentra al Museo sin personal, infraestructura y fondos para darles mantenimiento a las colecciones.

Aparte de insectos, INBio estaría trasladando su colección de plantas y hongos.  | JORGE CASTILLO /ARCHIVO
ampliar
Aparte de insectos, INBio estaría trasladando su colección de plantas y hongos. | JORGE CASTILLO /ARCHIVO

Sin fondos. Durante 24 años, el INBio viene conformando una muestra de 3,5 millones de especímenes, algunos aún sin identificar.

El traslado de las colecciones obedece a que el INBio no tiene fondos . Según García, la cooperación internacional pasó de $6 millones a $300.000 al año.

“Lo que hemos hecho es plantear proyectos que tengan que ver con las colecciones para que nos generen un poquito de recursos y así mantenerlas”, dijo García.

Aunque se anunció que el custodio sería el Ministerio de Ambiente (Minae), por ser patrimonio natural, le corresponde al Museo Nacional hacerse cargo de ellas, según su mandato desde 1887.

“Hay un tema que debe quedar claro: la colección no se está regalando, ni vendiendo. Al ser un bien patrimonial, lo que está cambiando es quien es el custodio. Los propietarios somos todos los costarricenses”, enfatizó García.

Tanto García como Kandler coinciden en que el Museo está en la capacidad técnica de asumirlas. De hecho, el Museo Nacional tiene colecciones propias que ascienden a los 300.000 ejemplares en grupos como plantas, hongos, mariposas, aves, mamíferos y fósiles.

Es más, y según Kandler, al fusionar estas colecciones se estaría configurando la muestra más representativa de la biodiversidad de los trópicos en el mundo.

Sin embargo, el Museo carece de recursos. Actualmente, el departamento de Historia Natural tiene 15 personas, pero necesita 17 más para lidiar con el crecimiento de las colecciones; esto con el inconveniente de no poder abrir plazas nuevas.

Aunque disponen de un terreno en Pavas, el Museo carece de fondos para diseñar, construir y equipar un edificio con condiciones de climatización adecuadas para resguardar este material biológico.

Con los gabinetes también se trasladan las bases de datos con información taxonómica.

Para Cecilia Pineda, jefa de Historia Natural del Museo Nacional, esto no debería representar mayor problema porque el Museo tiene sistema de información.

“Sería cuestión de coordinar con los técnicos de INBio para compatibilizar ambos sistemas de información. No creo que haya mucho problema porque las variables que se llevan en ambas instituciones son afines”, dijo Pineda.

Manuel Zumbado revisa la colección de artrópodos que consta de unas 26.000 especies identificadas. La colección de artrópodos del INBio es consultada por la comunidad científica internacional; es más, se cuenta con una red de expertos que contribuyen a la identificación de los especímenes.  | JORGE CASTILLO /ARCHIVO
ampliar
Manuel Zumbado revisa la colección de artrópodos que consta de unas 26.000 especies identificadas. La colección de artrópodos del INBio es consultada por la comunidad científica internacional; es más, se cuenta con una red de expertos que contribuyen a la identificación de los especímenes. | JORGE CASTILLO /ARCHIVO

Apoyo estatal. Tanto el INBio como el Museo Nacional continúan con su labor científica. Pineda recomienda prever un crecimiento de las colecciones a 20 años plazo.

“Se dio el permiso de hacer colecciones grandes y ahora se vienen los problemas que el Estado debe asumir. Está bien, pero entonces asumamos todos”, dijo Pineda.

“El tema de fondo es qué arreglo institucional podemos hacer para que las universidades, los ministerios y nosotros podamos aportar y que las colecciones no sean una carga solo para el Museo Nacional”, comentó García.

Para el ministro de Ambiente, René Castro, ahora que las colecciones estarían en manos de una institución pública, otras entidades estatales –que hacen uso de ellas– podrían contribuir con su mantenimiento.

“Estamos pensando que las instituciones públicas contribuyamos como usuarios, absorbiendo parte de los costos”, dijo el ministro de Ambiente.

“Como Estado, deberíamos hacer equipo”, agregó Cecilia Pineda, del Museo.

  • Comparta este artículo
Vivir

Fondos para mantener plantas, hongos e insectos se acaban este mes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota