Vivir

En alrededores de hospitales capitalinos

Evalúan impacto de vehículos en la calidad del aire de San José

Actualizado el 25 de noviembre de 2015 a las 12:00 am

Investigadores chilenos monitorean partículas y carbón negro, esta semana

Vivir

Evalúan impacto de vehículos en la calidad del aire de San José

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Los vehículos que utilizan combustibles fósiles emiten partículas finas y carbón negro que afectan la salud de las personas. | ARCHIVO

El viernes 20 de noviembre, entre 5 y 7 p. m., en el costado norte del Hospital San Juan de Dios, en el centro de la capital, se llegaron a registrar 150 microgramos por metro cúbico (μg/m³) de partículas finas (PM 2,5).

Eso es 125 μg/m³ más del promedio estipulado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para 24 horas, el cual está fijado en 25 μg/m³.

El anterior es uno de los resultados preliminares de un estudio llevado a cabo por los investigadores Marcela Castillo y Sebastián Galarza, del Centro Mario Molina Chile (CMMCh).

Esta evaluación se realiza a petición del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), en el marco de la Coalición Clima y Aire Limpio (CCAC).

El objetivo es medir si existe un impacto del transporte en la calidad del aire. Se llevó a cabo en las inmediaciones del Hospital San Juan de Dios porque estudios previos determinaron que allí las concentraciones de partículas finas y carbono negro (derivadas del hollín del diésel) son más altas que en otros lugares de la capital.

El viernes 20 de noviembre fue el primer día de monitoreo. Según Castillo, este se extenderá por una semana.

Para ello, se colocaron monitores que toman datos cada cinco minutos, a la altura del tercer piso del hospital para que, según Castillo, las mediciones no se vean alteradas por otro tipo de partículas, como polvo.

“Queremos realizar perfiles diarios y semanales de las concentraciones para poder relacionarlos directamente con el transporte”, dijo Castillo. Asimismo, la investigadora recalcó que estos son resultados preliminares y aún se necesita tener más datos para tener un panorama más exacto de lo que pasa.

Salud ambiental. Al ser tan finas, las partículas PM 2,5 pueden inhalarse con facilidad y llegar directamente a los pulmones, donde pueden ocasionar enfermedades respiratorias.

“Si se reducen los niveles de contaminación del aire, también se puede reducir el riesgo que tienen los habitantes de una ciudad de derrames cerebrales, enfermedades del corazón, cáncer de pulmón y males respiratorios, tanto agudos como crónicos, incluyendo el asma”, señaló la OMS en su informe sobre calidad del aire en el mundo, que data del 2014.

Para Castillo y Galarza, el control de PM 2,5 debe ser considerado prioritario en San José, porque algunos sitios de la ciudad alcanzan promedios anuales que superan hasta tres veces los niveles recomendados por la OMS .

Según la viceministra de Energía, Irene Cañas, los ministerios de Ambiente y Energía (Minae) y Obras Públicas y Transportes (MOPT) ya trabajan en un proyecto conjunto para alivianar la carga vehicular que transita por el sector constituido por los hospitales San Juan de Dios, Nacional de Niños y Blanco Cervantes.

  • Comparta este artículo
Vivir

Evalúan impacto de vehículos en la calidad del aire de San José

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Michelle Soto M.

msoto@nacion.com

Periodista

Periodista graduada en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas ambientales y científicos. Su trabajo ha sido reconocido con premios a nivel nacional e internacional.

Ver comentarios
Regresar a la nota