Vivir

Braulio Ferreira

Braulio Ferreira, Secretario Ejecutivo de la CDB: “De la biodiversidad depende nuestra calidad de vida, incluso en la ciudad”

Actualizado el 19 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Vivir

Braulio Ferreira, Secretario Ejecutivo de la CDB: “De la biodiversidad depende nuestra calidad de vida, incluso en la ciudad”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
ALBERT MARÍN

Con Braulio Ferreira, secretario ejecutivo de la Convención de Diversidad Biológica (CDB) de Naciones Unidas, se habla de biodiversidad; aunque, al final, se termine conversando de disponibilidad de agua, alimentos, medicinas para combatir enfermedades y barreras naturales contra tormentas y huracanes.

La razón es que, cuando se habla sobre biodiversidad, es inevitable no abordar el tema de la supervivencia.

Braulio Ferreira está en el país como invitado de honor del IV Congreso Mesoamericano de Áreas Protegidas .

En el marco de esta actividad, La Nación conversó con él y este es un extracto de esa entrevista.

Se habla mucho de cambio climático, pero poco de la pérdida de biodiversidad.

Es verdad. Es que los efectos del cambio climático, en los eventos climáticos extremos, se sienten de forma más fuerte. En cambio, la pérdida de biodiversidad es un proceso más a largo plazo y no lo vemos tan fácilmente porque pasa en los bosques y los mares.

”Pero la pérdida de biodiversidad es tan preocupante como el cambio climático. Casi todo lo que hacemos depende de la biodiversidad: nuestra alimentación, la calidad del aire y el agua, las medicinas para la salud... a fin de cuentas, de la biodiversidad depende nuestra calidad de vida, incluso en la ciudad.

”Hay estudios que demuestran que una ciudad con áreas verdes es menos violenta, así que la propia estructura de la sociedad mejora cuando hay más biodiversidad”.

¿Cuál es la mayor amenaza?

Es la deforestación, fragmentación y degradación de los ambientes, pero también está la polución, las especies invasoras, y el cambio climático está ganando espacio.

Las Metas de Aichi, que son compromisos de 193 países, ven las áreas silvestres protegidas como una forma para frenar la pérdida de biodiversidad.

Tenemos una meta específica para ampliar las áreas protegidas terrestres y acuáticas. No solo se busca la ampliación, sino mejorar la calidad de manejo para que cumplan su función, que es proteger la biodiversidad.

”Para eso, necesitamos hacer monitoreo, para así saber lo que pasa con la biodiversidad en las áreas protegidas y tomar decisiones de manejo más participativas con las comunidades, para recibir más apoyo”.

PUBLICIDAD

¿Cómo explicarle a la gente que el país necesita crecer en áreas silvestres protegidas y no vean esto como amenaza?

Hay que transmitir más información a la población del por qué las áreas silvestres, públicas y privadas, son importantes.

”Ahora estamos proponiendo que cada propiedad rural tenga que hacer su esfuerzo de conservación para tener más cobertura forestal, y eso ayuda incluso a la agricultura.

”Países que no han hecho ese esfuerzo están teniendo problemas de abastecimiento de agua, al talar todos sus bosques.

”Pero tenemos un argumento aún más fuerte: ya estamos viviendo el cambio climático y para adaptarnos vamos a necesitar de la biodiversidad.

”¿Cómo es eso? La agricultura podrá adaptar su cultivos a climas más secos con ayuda de la variabilidad genética, y la conservación del paisaje nos ayudará a lidiar con las inundaciones, porque ciertas áreas captan el exceso de agua y luego la liberarán lentamente”.

  • Comparta este artículo
Vivir

Braulio Ferreira, Secretario Ejecutivo de la CDB: “De la biodiversidad depende nuestra calidad de vida, incluso en la ciudad”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Michelle Soto M.

msoto@nacion.com

Periodista de Ambiente

Redactora en la sección Aldea Global. Periodista graduada en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas ambientales. Recibió los premios Innovación para el Desarrollo Sostenible (2011) y Periodismo Agrícola y Desarrollo Rural (2012).

Ver comentarios
Regresar a la nota