Vivir

Medida tomada por Acosa debido a razones ambientales y de seguridad

Boyas para anclaje protegen los arrecifes de isla del Caño

Actualizado el 27 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

En total, se colocaron siete boyas: cinco para amarre y dos para buceo

De esta manera se evitan las anclas, las cuales pueden dañar los arrecifes coralinos

Vivir

Boyas para anclaje protegen los arrecifes de isla del Caño

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
En las áreas delimitadas para buceo y snorkeling no se permite la presencia de botes por razones de seguridad. Además, estos sitios resguardan ecosistemas coralinos valiosos donde conviven diversas especies de peces, crustáceos y moluscos, entre otros. Lanzar un ancla en estos sitios deterioraría el arrecife allí presente. | CORTESÍA DE CONSERVACIÓN INTERNACIONAL

Por razones ambientales y de seguridad para los turistas, isla del Caño ahora cuenta con siete boyas que permiten delimitar los sitios de anclaje y las áreas para realizar buceo y snorkeling .

“En una reserva biológica donde hay arrecifes de valor, las lanchas no deberían tirar anclas donde sea para poderse sostener”, comentó Etilma Morales, del Área de Conservación Osa (Acosa).

En total, se colocaron siete boyas: cinco con propósitos de anclaje para que, por cada boya, se puedan amarrar dos embarcaciones.

Otras dos boyas señalan las áreas destinadas a buceo y snorkeling , donde se prohíbe la presencia de botes para así resguardar la seguridad de los turistas.

“También se hizo la demarcación de entrada para que las embarcaciones sepan por dónde ir sin poner en peligro a los buzos”, manifestó Ana Gloria Guzmán, de Conservación Internacional (CI).

Las boyas fueron colocadas por la empresa Soluciones Marinas, en atención al proyecto conjunto elaborado por Acosa, Conservación Internacional (CI) y Fundación Corcovado.

Las boyas permiten que las embarcaciones se amarren sin necesidad de lanzar el ancla.  | CORTESÍA DE CONSERVACIÓN INTERNACIONAL
ampliar
Las boyas permiten que las embarcaciones se amarren sin necesidad de lanzar el ancla. | CORTESÍA DE CONSERVACIÓN INTERNACIONAL

Cuidar el arrecife. Isla del Caño se encuentra a 15 kilómetros de la península de Osa, en el Pacífico sur.

Alrededor de la isla existen cinco plataformas de arrecifes: dos en el norte, una en el este y dos en el sur. Esto da como resultado áreas de 1.300 metros cuadrados (m²) de arrecifes y 1.412 m² de comunidades coralinas, los cuales muestran una abundancia y diversidad de 15 especies de corales y 10 especies de octocorales.

En cuanto a turismo, esta reserva biológica recibe un máximo de 100 personas al día. “Podemos llegar a tener unas 17 embarcaciones turísticas”, detalló Morales.

Un ecosistema tan valioso y frágil con esa afluencia de turistas, hizo necesaria la demarcación.

Bajar a tierra. En este momento, isla del Caño recibe esencialmente turismo marino porque la reserva no cuenta con servicios sanitarios.

“Se recibe turismo en tierra solo si la embarcación tiene servicio sanitario. Es una zona muy frágil y por ser reserva biológica, no podemos hacer construcciones; solamente las que tiene la institución para vigilancia”, expresó Morales.

En este sentido, Acosa estudia la posibilidad de cambiarle la categoría de manejo a la reserva.

“Si llegara a tener una categoría de manejo de parque nacional, entonces sí podríamos hacer mejoras para el turismo”, dijo Morales.

  • Comparta este artículo
Vivir

Boyas para anclaje protegen los arrecifes de isla del Caño

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Michelle Soto M.

msoto@nacion.com

Periodista de Ambiente

Redactora en la sección Aldea Global. Periodista graduada en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas ambientales. Recibió los premios Innovación para el Desarrollo Sostenible (2011) y Periodismo Agrícola y Desarrollo Rural (2012).

Ver comentarios
Regresar a la nota