Vivir

Campaña de Ecology Project International

Adopte una tortuga y ayude a becar a un joven de colegio

Actualizado el 06 de agosto de 2016 a las 12:00 am

Vivir

Adopte una tortuga y ayude a becar a un joven de colegio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Por seis meses, los participantes del programa educativo de EPI desarrollan sus proyectos de investigación. | CORTESÍA DE EPI

Al adoptar una tortuga baula, usted estará ayudando a que estudiantes de secundaria de escasos recursos reciban una beca para participar en el programa de educación científica en conservación del Ecology Project International (EPI).

Ese es el objetivo detrás de la campaña “Salvá una baula”, que consiste en realizar donaciones de ¢5.000 a través del sitio de compras en línea Yuplón.

La persona puede ingresar a www.yuplon.com y buscar el texto: ¡Ayudá a que muchas tortuguitas baula puedan llegar al mar! o ingresar directamente al sitio: www.epicr.org/yuplon.

También se pueden hacer depósitos a la cuenta en colones del Banco de Costa Rica (BCR) 001-0232131-9, cuya cuenta cliente es 15201001023213190.

La campaña finaliza el 30 de agosto y entre quienes donen, se estará sorteando un voluntariado para dos personas, en el que se tendrá la oportunidad de cuidar tortugas baula en el Caribe.

El programa. Al año, 400 estudiantes se matriculan en el programa de EPI. El 75% de ellos provienen de colegios públicos ubicados en el Caribe, a quienes se les otorga una beca de hasta 90% de la cuota de inscripción. Esas becas son posibles gracias a las donaciones.

“La mayoría de los jóvenes son del Caribe, muchos viven muy cerca de los sitios de anidación de tortugas y tal vez nunca las han conocido”, comentó Miguel Fuentes, director de EPI.

El proceso educativo se inicia con una visita a una reserva, donde los colegiales realizan voluntariado y reciben lecciones en las que se pone en práctica el contenido del programa de Ciencias de noveno, décimo y undécimo año. En otras palabras, la playa y el bosque se convierten en su aula.

Después, los muchachos desarrollan un proyecto de investigación y los resultados se exponen la feria científica Biociencia.

“En EPI buscamos generar no solo experiencias vivenciales de conservación, sino también desarrollar herramientas y competencias para que los jóvenes puedan encontrar soluciones innovadoras a problemas ambientales que identifiquen en sus comunidades”, destacó Fuentes.

En el 2012, este programa fue declarado de interés educativo por el Ministerio de Educación Pública (MEP) por promover la enseñanza de las ciencias y las vocaciones científicas.

  • Comparta este artículo
Vivir

Adopte una tortuga y ayude a becar a un joven de colegio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota