Vivir

En esa costa sí hay ingredientes artificiales

Plástico y estereofón ‘asfixian’ playas del Pacífico nacional

Actualizado el 19 de febrero de 2010 a las 12:00 am

 Expedición canadiense halló 350 residuos en solo dos playas del país

 Aseguran que toda esta contaminación es responsabilidad de los costarricenses

Vivir

Plástico y estereofón ‘asfixian’ playas del Pacífico nacional

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Herradura, Puntarenas. Las aguas y playas de Costa Rica están tan contaminadas de botellas, bolsas, latas, estereofón, cepillos de dientes y zapatos como todas las del mundo. El lema de un país sin ingredientes artificiales no se cumple en la costa del Pacífico.

Esta es la advertencia que hicieron ayer los ingenieros canadienses Bryson Robertson y Hugh Patterson, quienes desde el 2007 navegan por el mundo a bordo de un barco Khulula en busca de olas, aventuras y basura.

“Aquí es tan sucio como en los otros 30 países que hemos estado. La diferencia es que los vientos y corrientes marinas nos indican que toda esa basura se originó aquí y es responsabilidad de ustedes. No proviene de otros sitios”, denunciaron los jóvenes, de 27 y 32 años.

“Nuestra expedición se llama Ocean Gybe . En inglés esta última palabra significa cambiar de dirección, incluso cuando sea peligroso. Este es un llamado que queremos hacerles hoy”, dijeron ayer en el Hotel Marriot Los Sueños.

Estudio aquí. Con tablas de surf y tanques de buceo, este dúo de amigos llegó al país hace dos semanas y ha visitado playas como Herradura, Golfito, Dominical y Hermosa. “En todas las playas vimos basura y no diría que poca; algo inesperado en un país reconocido por su naturaleza”, expresó Patterson.

El ingeniero aseguró que hasta ahora tres cosas han llamado su atención. Primero, que frente a los hoteles costeros, como en playa Hermosa –Pacífico central– todo está limpiecito, pero lejos de ellos hay mucha basura.

En segundo lugar, Patterson señaló que no habían visto antes un lugar donde la gente recoja la basura en bolsas de plástico pero las deje en la playa. “Eso es algo que no habíamos visto. ¿Faltan basureros? ¿La gente no quiere ensuciar su carro? No lo sabemos”.

Como tercer elemento, su compañero Robertson indicó que en las playas ticas se ven por igual botellas, sandalias o tapas. “En otras playas del mundo se halla mucho, pero de una sola cosa”, dijo.

Según sus datos, solo en 100 metros de playa Herradura observaron 235 objetos, entre ellos 14 bolsas plásticas, 18 zapatos y 70 pedazos de estereofón. También contaron 76 tapas de botellas plásticas, 8 bolsas de lavandería, 5 utensilios plásticos, 5 envases de medicina y un asiento de bicicleta. Cinco medias de tela y otros 54 restos.

Mientras, en playa Dominical encontraron 192 objetos, entre ellos 19 botellas de plástico, 67 pedazos de plástico, cinco coberturas de agujas, 37 tapas de botellas, 4 paquetes de cigarro, 15 latas de cerveza, cuatro pajillas y dos peines. “El conteo fue similar en las otras playas”, recalcaron los canadienses.

Para hacer las mediciones utilizan una técnica estándar estadounidense mediante la cual se seleccionan las playas que, según la dirección dominante del viento y las corrientes marinas, son sitios de potencial acumulación de desechos sólidos en el agua.

Una vez en la arena, se separan los residuos según el material y tratan de determinar el lugar de fabricación del plástico y cuánto tiempo tiene de estar en el océano.

Finalmente, el material se recicla y unas muestras del plástico se envían a la Universidad de Tokio para indagar su composición química y determinar cuántos tóxicos del plástico ya se desprendieron y podrían estar en el agua.

Odisea. Los canadienses ya han recorrido más de 40.000 kilómetros cuadrados del planeta y tocado ‘tierra’ en 30 países, pero les quedan aún seis meses de viaje. En mayo conocerán y estudiarán la isla de basura del Pacífico ubicada al este de EE. UU. y, en agosto, volverán a sus casas en Canadá para producir cuatro programas de educación ambiental para jóvenes.

“Queremos compartir lo aprendido. Por ejemplo, que la contaminación del agua refleja el estado de desarrollo de un país. En los países ‘pobres’ solo hay basura orgánica porque los ciudadanos no se dan ‘el lujo’ de comprar cosas empacadas, pero luego comienzan latas y paquetes y más basura”, expresó Hugh Patterson.

  • Comparta este artículo
Vivir

Plástico y estereofón ‘asfixian’ playas del Pacífico nacional

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota