Vivir

Se inauguró a mediados de junio en Zaragoza, España

Agua y desarrollo sostenible inundan Exposición Universal

Actualizado el 30 de junio de 2008 a las 12:00 am

 Más de 100 países debaten sobre cómo cuidar y distribuir mejor el líquido

 Expo también es una vitrina de lo más moderno en arquitectura

Vivir

Agua y desarrollo sostenible inundan Exposición Universal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La ciudad española de Zaragoza estará de fiesta durante los próximos meses, celebrando alrededor de una Exposición Universal la importancia del agua y del desarrollo sostenible para el desarrollo de la humanidad.

La Expo fue inaugurada a mediados de junio y se extenderá hasta mediados de setiembre. Tiene como objetivo dar un giro al modo de consumir el preciado líquido, así como la gestión y manejo de este un recurso natural, cada día más escaso y contaminado.

Un total de 22 grandes áreas acogen los 140 pabellones en los que estarán representados 105 países, incluida Costa Rica, las comunidades autónomas españolas y organismos como las Naciones Unidas y la Unión Europea.

No obstante, Estados Unidos, el Reino Unido y Canadá son algunos de los ausentes en esta cita.

En un total de 93 días de actividades, 2.000 expertos en materia de agua y medio ambiente debatirán, expondrán y analizarán en el foro de la Tribuna del Agua sobre un recurso natural básico al que no tienen acceso 1.200 millones de personas en el mundo y cuyo control está en el origen de muchos conflictos en regiones como África, Asia y Oriente Medio.

Premios Nobel como el exlíder soviético Mijail Gorbachov y la indigenista guatemalteca Rigoberta Menchú, así como el exdirector general de la Unesco Federico Mayor Zaragoza participarán en este foro que culminará con el lanzamiento de la “Carta de Zaragoza”, un documento de conclusiones y propuestas.

La Expo también cuenta con una destacada oferta lúdica y cultural con 4.500 espectáculos que amenizarán a los más de siete millones de visitantes que se espera se pasen por el recinto de 25 hectáreas y ubicado junto al río Ebro.

Cambios. La Expo ha dado cabida a obras espectaculares en diseño y volumen, como el Pabellón-Puente de la arquitecta iraquí Zara Haddid, que se alza sobre el caudaloso río como un símbolo de la nueva Zaragoza del siglo XXI.

La Torre del Agua, de 76 metros de altura; el Pabellón de España, con su bosque de pilares y cubos de vidrio, y El Faro, el pabellón de las iniciativas ciudadanas hecho de madera, paja y barro, son otras de las obras emblemáticas de esta exposición internacional.

El Acuario Fluvial, de 3.200 metros cuadrados, es el de agua dulce más grande de Europa y en su recorrido por cinco grandes ríos del planeta muestra 5.000 ejemplares de 300 especies de fauna distribuidas en 60 peceras y terrarios.

Aparte de las zonas expositivas existen las plazas temáticas, como la de Agua Extrema, un simulador donde el público podrá experimentar la sensación de un tsunami, o la de la Sed, donde se enfoca la falta de agua como un factor de progreso y desarrollo.

No obstante, la Expo como todo gran evento también tiene sus detractores, entre ellos la organización ecologista Greenpeace, y un movimiento de protesta aglutinado en la web www.expo-no.es.

“Se han construido miles de metros cuadrados de carreteras, calles, edificios y puentes (...) infraestructuras paradójicamente creadas en pos de la defensa de la naturaleza que, para más, se utilizará como reclamo para atraer a miles de visitantes”, dijo Greenpeace en un texto sobre las contradicciones de ExpoZaragoza.

  • Comparta este artículo
Vivir

Agua y desarrollo sostenible inundan Exposición Universal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota