26 mayo, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 3

Padres preocupados. Aunque los padres de Amanda Bynes están preocupados de que su hija pueda ser bipolar o esquizofrénica, lo cierto del caso es que aún no hay un diagnóstico certero de alguna enfermedad mental, informó el portal de espectáculos TMZ.

Además, la actriz ha dejado claro que no está dispuesta a someterse a una prueba psiquiátrica.

Según TMZ, fuentes cercanas a los padres de la artista han comentado que a ellos les gustaría tener una tutela involuntaria sobre su hija, tal y como sucedió en el pasado con Britney Spears.

Bajo control. En caso de comprobarse de que Bynes padece de algún desorden mental, las autoridades podrían ponerla bajo el control de una institución mental en contra de su voluntad, por 72 horas, para efectuarle una evaluación mental, informó el portal.

Pero, hasta ahora, las autoridades no cuentan con las pruebas necesarias para someter a la artista a una detención involuntaria.

Sin embargo, TMZ ha dado cuenta de que existe otra forma de obtener las pruebas requeridas: si Bynes no está en sus cabales, no puede entender la naturaleza de las causas penales que se imputan en su contra. En este caso, un juez podría suspender el procedimiento penal y ordenar una evaluación psiquiátrica.

Perturbadora. Esta semana , la estrella juvenil protagonizó otro escándalo, al arrojar una pipa de marihuana desde la ventana de su apartamento, en Manhattan, dio cuenta la agencia noticias AFP.

Tras ese incidente, la joven de 27 años fue arrestada. Al llegar a su apartamento, las autoridades encontraron indicios de consumo de marihuana.

Como producto de este escándalo, la actriz compareció el viernes ante un juez de Nueva York, dando una imagen muy negativa, al presentarse a la audiencia portando una peluca rubia muy desaliñada.

La actriz se defendió diciendo que lo que lanzó por la ventana de su edificio fue un florero y no un producto ilegal.