El sitio de videos es uno de los pilares de la cultura pop contemporánea y la ha transformado desde su aparición.

 8 febrero, 2015
El ‘Gangnam Style’ es el video más visto en la historia de YouTube, con más de 2.000 millones de reproducciones.
El ‘Gangnam Style’ es el video más visto en la historia de YouTube, con más de 2.000 millones de reproducciones.
 .
.

Hace diez años, un muchacho de cabello castaño y cejas prominentes subió a Internet un video de sí mismo durante una visita al zoológico de San Diego, California. El joven habla mirando directamente a la cámara, visiblemente incómodo e inseguro; detrás de él, se observa el recinto donde pastan los elefantes del zoológico.

“Lo chiva de estos amigos”, dice el joven, refiriéndose a los animales, “es que tienen trompas muy, muy, muy largas, y eso es chiva”. Enseguida voltea hacia atrás, y agrega: “Y eso es básicamente todo lo que hay que decir”. El video, de 18 segundos y titulado Me at the zoo (Yo en el zoológico), termina de inmediato.

El mundo nunca sería el mismo después de esos 18 segundos.

La edad de piedra. El muchacho en el zoológico se llama Jawed Karim . Su video fue el primer clip que se subió a YouTube, el sitio web que Karim fundó, en el 2005, junto a sus amigos Chad Hurley y Steven Chen , y que hoy es el tercero más visitado del mundo, solo por debajo de Google y Facebook.

YouTube nació durante el invierno entre el 2004 y el 2005, en una fiesta en casa de Chen, en San Francisco. Los invitados realizaron videos de la festividad, pero no podían compartirlos fácilmente con sus amigos.

Entonces el mundo era muy distinto al que conocemos hoy, aunque los años que nos separan de aquella realidad se cuentan con los dedos de las manos. Facebook apenas contaba un año de existencia y su acceso seguía siendo restringido. Eran años de MySpace y Hi5, de escuchar música en el discman y alquilar películas en lugar de verlas por streaming .

No existían los tweets ni los hashtags . Faltaban dos años para que Apple presentara su iPhone y, con él, diera por iniciado el dominio universal de los teléfonos inteligentes, emisarios de la cultura 2.0 que vivimos hoy.

De la misma forma, tampoco existía una plataforma que permitiera acceder a un video de forma instantánea; menos aún era posible publicar videos a nivel mundial con el esfuerzo de un clic.

La frustración de Chen, Hurley y Karim —quienes se conocieron cuando trabajaban en Paypal, otro sitio web dedicado a las transferencias financieras vía Internet— de no poder compartir libremente sus creaciones en video pronto se convirtió en una idea, en un proyecto. Inspirados en la funcionalidad de Flickr —una red social dedicada a compartir fotografías—, los tres muchachos decidieron enfocar sus esfuerzos y dinero en construir una plataforma para acceder a contenido en video generado por los usuarios. “ Clips reales y personales, tomados por gente ordinaria”, como lo describió Hurley.

Apenas unas semanas más tarde, el 14 de febrero del 2005, los amigos activaron el dominio youtube.com y se dedicaron a trabajar exclusivamente en el desarrollo de su idea. Luego, el 23 de abril de ese año, Jawed Karim subió Me at the zoo . Un año más tarde, YouTube registraba 100 millones de reproducciones diarias.

Aquella fiesta en casa de Steve Chen cambió para siempre una realidad desconectada y, de paso, dio forma al futuro de la civilización humana.

La edad de oro. El crecimiento de YouTube ha sido desbordante desde su gestación. Para mediados del 2006 se contabilizaban, cada mes, 65.000 nuevos videos y se registraban unos 20 millones de visitas únicas. El valor de la marca se disparaba al tiempo que el tráfico generado por el sitio también se multiplicaba al por mayor.

Lo que nadie vio venir fue el alcance universal que una década después ostentaría la plataforma.

Una de las llaves de su éxito fue la incorporación de videos musicales. Si de ser estrictos se trata, el primer videoclip que apareció en YouTube data del 25 de junio del 2005, cuando dos muchachos chinos vestidos con camisetas rojas de un equipo de baloncesto subieron un video en el que pretendían cantar la canción I want it that way , de los Backstreet Boys.

Desde entonces, el sitio se ha convertido en parte fundamental de cualquier carrera musical.No se concibe un artista que no comparta sus producciones audiovisuales en YouTube. ¿De qué otra forma lo conocerán sus fans? YouTube transformó el panorama: le arrebató el poder a MTV y lo puso en manos de la gente.

El crecimiento de YouTube trajo consigo, además, la profesionalización de los videos producidos para el sitio. Atrás quedaron, en buena medida, los clips granulados, de baja calidad, enfocados en mostrar escenas cotidianas, sin ton ni son.

Esto no solo respondió al hecho de que los teléfonos celulares permiten capturar imágenes con mayor calidad, sino a que, poco a poco, YouTube se convirtió en un espacio para producciones audiovisuales de alta calidad concebidas, desde el principio, para ser vistas en web.

Por doquier han brotado compañías, ya sean artesanales o con respaldo económico importante, que se dedican a generar contenido exclusivo para YouTube.

Gracias a un sistema de cooperación entre el sitio y sus productores, muchas personas se ganan la vida —en algunos casos, con bastante fluidez económica— como youtubers ; esto es, gente que trabaja haciendo videos y subiéndolos a la plataforma.

Las posibilidades inacabables que YouTube ofrece (cualquier persona, en cualquier parte del mundo, puede escoger entre prácticamente todos los videos disponibles: una galería infinita) lo han convertido, también, en un semillero de talento.

Un puñado cada vez mayor de artistas han sido descubiertos por las disqueras y estudios, y han dado el gran salto hacia el estrellato. De todos ellos, ninguno es más reconocible que Justin Bieber quien, incluso, logró ostentar el primer puesto en el escalafón de videos más vistos en el sitio, con su canción Baby (hoy ocupa el segundo puesto).

A estas alturas del partido, incluso Hollywood sabe que el camino al éxito en taquilla comienza en YouTube: los tráilers de películas se estrenan primero en web y luego en las salas de cine.

Los programas estadounidenses de variedades, como el Tonight Show que conduce Jimmy Fallon y que ha estado al aire desde 1954, aprovechan las ventajas del “tubo” para promocionar sus entrevistas y sketches , que se viralizan por la red.

Alguna vez, cuando YouTube apenas despegaba, los derechos de autor fueron un punto de debate. Aunque el copyright sigue siendo un tema delicado, hoy la plataforma de videos es entendida más como una herramienta que un enemigo para los productores, grandes y chicos.

Rey de reyes. Hoy, las estadísticas que YouTube reporta nada tienen que ver con sus humildes orígenes de hace diez años; incluso, parecen hipérboles salidas de un relato de ciencia ficción.

Cada mes se miran 6 mil millones de horas de video —casi una hora por cada habitante del planeta—, lo que equivale a más de 684.000 años de video cada cuatro semanas. Cada minuto se suben a YouTube 100 horas de video; es decir, en un año se suben 52.560.000 horas de contenido a la plataforma, o unos 144 mil años. El ser humano moderno apareció en la Tierra hace 200 mil años. La cifra es escalofriantemente similar.

El número de visitantes único que YouTube acumula cada mes alcanza los mil millones de personas. Es decir, cada mes, una de cada seis personas en el planeta ingresa a youtube.com, con diferentes fines y a través de distintos medios.

En diciembre del año pasado, el video Gangnam Style, del músico surcoreano Psy, marcó otro hito histórico.

Mucho tiempo después de convertirse en el video más visto en la historia del sitio (además de ser el primero en marcar más de mil millones y, más tarde, dos mil millones de reproducciones), el ultraviralizado clip rompió el marcador de visitas del sitio, al sobrepasar la marca de 2.140 millones, una cifra absurda y sobrecogedora.

A una década de su creación, los números del sitio apuntan hacia arriba. YouTube está en todas partes.

Ni tan incierto. El futuro del sitio es poco claro, pero no por ello deja de ser prometedor.

Algunos analistas sugieren que YouTube podría desplazar a la televisión como el medio de entretenimiento casero favorito (en la franja de adultos, YouTube ya es más visto que cualquier compañía de cable en Estados Unidos), aunque lo más probable es que aprendan a coexistir.

Mientras tanto, YouTube se mantiene como uno de los pilares de la cultura pop contemporánea. Todo gracias a un video de 18 segundos que mostraba a un nervioso muchacho frente a unos elefantes.

Etiquetado como: