Reformar la vivienda de una familia para cerrar una venta perfecta y ejecutar una compra de ensueño es la misión de Drew y Jonathan Scott en el ‘reality’ ‘Vender para comprar’.

 5 abril, 2014
Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Dotados de una habilidad especial para convertir antiguos inmuebles en el hogar perfecto para sus clientes, los gemelos Scott ayudarán a distintas parejas a mejorar su hogar y a buscar su nueva residencia. Mientras Jonathan, contratista profesional, analiza todas las dependencias de la casa a reformar para convertirla en un idílico hogar, Drew, experto agente inmobiliario, estudiará la oferta de viviendas a la venta para escoger aquélla que se mejor adapta a sus nuevas necesidades.

La primera entrega tendrá como protagonistas a Julie y Blake, padres de tres bebés urgidos de una casa más grande.

La pareja espera encontrar un inmueble espacioso lleno de ventajas, un sueño que podrán cumplir si renuevan su actual vivienda actual y la venden a buen precio. Cuando Jonathan muestra a los propietarios la lista de reformas a realizar con el fin de vender, estos se asustan ante el costo.

En otro caso, los hijos de Terri y Paul han sido aceptados en una prestigiosa escuela de un gran distrito. Pero si sus padres no logran vender su casa actual no podrán mudarse a tiempo y ellos perderán la oportunidad de oro.

Véalo. Lunes 07. Discover Home&Health. 09:00 P.M.

El matrimonio está dispuesto a mudarse, pero después de haber tenido la casa a la venta durante tres meses, la situación amenaza con desbaratar sus planes. Entonces Jonathan aborda un ambicioso plan de transformación. Además, Drew encuentra una casa nueva perfecta para la familia.

Finalmente, Janna y Michael, con tres niños y una apretada agenda, están desesperados por tener más espacio. Su casa se ha hecho pequeña y necesitan urgentemente una vivienda más grande. Sin embargo, a menos que consigan renovar su estrecha cocina, lo más probable es que tengan que quedarse en su actual hogar. Drew y Jonathan les presentan un plan que hace que Janna se mantenga a la defensiva, aunque finalmente decide aceptar la transformación. Jonathan realiza cambios muy drásticos que hacen que la propiedad brille por sí sola y Drew encuentra la casa perfecta para la pareja, aunque supera su presupuesto y no se encuentra en el vecindario de su preferencia.