Tig Notaro, realizó en el 2014 un stand up vistiendo solo jeans y zapatos; en el que compartió sus cicatrices ante un público, que rió y olvido, que estaban allí.

Por: Priscilla Gómez 18 julio, 2015

Días después de que le diagnosticaron cáncer de mama invasivo - en ambos de sus senos -, Tig Notaro presentó en Los Ángeles un show de comedia; ante un público que incluía a Louis CK y a otros reconocidos comediantes. Esa noche, todos comprendieron que, lo que sucedía allí arriba, no era más que un primer acto de sanación.

Netflix, estrena este mes el documental “Tig”. El cual explora el viaje que Notaro emprende mientras su carrera se convierte en un montón de situaciones inesperadas. Esta producción es un híbrido entre lo cómico y lo trágico; entre la gracia y el sufrimiento.

En una entrevista con NPR, Louis CK, habló sobre ese día, en el que antes de salir al escenario, Notaro le contó por primera vez, a su viejo amigo, que tenía cáncer.

Véalo. Viernes 24 de julio. NETFLIX: WWW.NETFLIX.COM

“Ella se enfrentó a un publico con un puñado de hojas en su mano e introdujo la noche diciendo: gracias, tengo cáncer. Gracias, tengo cáncer. La reacción del publico fue abismal, una señora comenzó a llorar tanto que ella se acercó a decir que todo iba a estar bien; que ella no lo estaba, pero que todo lo demás si.”

Después de semejante introducción, Tig continúo impulsada por su propio instinto.

En esa misma entrevista, Louis explicó que la grandeza de Tig está en su forma de contar chistes letales sobre lo más simple; pero esa noche, ella dio el ejemplo perfecto de lo que debe ser la comedia: enviar a las personas, a las partes más temibles y oscuras que habitan en su cabeza y hacerlos reír.

“Tig solo subió al escenario con su voz y al frente de todos nosotros, ella procesó su propia muerte”.