Por: Jessica Rojas Ch. 24 septiembre, 2014
Flora de Echandi es pionera en programas de cocina en la televisión costarricense. ABELARDO FONSECA/ARCHIVO.
Flora de Echandi es pionera en programas de cocina en la televisión costarricense. ABELARDO FONSECA/ARCHIVO.

Tras 40 años de estar en la televisión nacional, Flora Sobrado de Echandi – Tía Florita para sus allegados– sigue cocinando las mejores recetas y reinventándose día a día.

Este mes la conocida chef celebra su aniversario en la pantalla chica, y a sus 87 años asegura que se siente como si fuera el primer día de grabación de su programa Cocinando con Tía Florita que actualmente se transmite de lunes a viernes a las 2 p. m. por canal 13.

A propósito de su festejo, Tía Florita habló con Viva sobre su carrera y los muchos años que lleva dándole los mejores consejos sobre comida y salud a sus seguidoras.

A continuación un extracto de esa conversación.

¿Cómo se siente Tía Florita después de 40 años siendo una imagen infaltable en la televisión tica?

Como el primer día, igual de ilusionada con mi trabajo y satisfecha con la respuesta de todas mis amigas y seguidoras que son tan cariñosas. Feliz por todo el respaldo y el apoyo que me dan todo el tiempo; me parece que es inmerecida la respuesta de ellas, es algo que no lo puedo describir.

¿Cuál es el secreto para mantenerse vigente?

La renovación, aunque eso no es de uno mismo sino es que Dios me ayuda porque me marcó un camino, y así lo he seguido haciendo todos los días. Soy feliz inventando hacer cosas nuevas, me satisface montones y me llena muchísimo.

A sus 87 años se ve radiante...

Yo misma me asusto porque donde veo alrededor mío gente de mi edad no entiendo por qué claudican, no entiendo por qué se retiran. Yo no pienso en retirarme hasta que Dios me diga; hasta que no me dé las fuerzas o lo que se necesita para seguir adelante.

De salud también se ve muy bien, ¿cómo se mantiene?

Me dice mi médico de cabecera que soy su toyotona, una cuatro por cuatro todo terreno. Pero no soy yo, sino que es Dios porque desde que abro los ojos le doy gracias al Espíritu Santo por lo que me ha dado y por lo que me va a dar.

¿Tiene alguna dieta especial o es muy golosa?

Por mi trabajo soy un poco desordenada para la alimentación, porque tengo que garantizar el sabor y el éxito de las recetas. Si hay 10.000 recetas en los libros y en el programa, yo las he probado todas para desecharlas o para recomendarlas; esa es la credibilidad.

¿Cuál es su comida favorita?

Los postres, definitivamente; pero el problema es que siempre repito. Cuando me dicen dulce, me convierto en una abejita.

¿Cuáles son los factores que han marcado el éxito de su carrera?

Soy muy ordenada; es decir, que eso es parte del el éxito. La persona que no es ordenada y constante no puede tener éxito. Creo que Dios ha sido bueno conmigo porque son más las cosas buenas que las partes tristes que he vivido.

Su programa lo empezó cuando tenía 47 años. Ya estaba grande y aún así empezó de cero...

Exacto, eso puede servir como ejemplo porque más bien a esas edades ya están claudicando y nunca hay que dejarse archivar. No porque se está viejita no hay que luchar; las viejitas somos muy capaces y más útiles que muchos jóvenes.

¿Por qué decidió ser chef?

En mis tiempos, las cocineras tenían un significado despectivo, pero yo me decía que no debía ser así. Me dije que era un orgullo saber que los platos que estaban en la mesa habían sido hechos por mis manos y combiné la elegancia con la comida, y este es el resultado.

Libros, chef de Sabores , programa de televisión y ahora está en la web. ¿Qué más le hace falta?

Seguimos con el mismo rumbo, solo que ahora no estoy pensado en un libro porque la gente lo tiene todo a mano en Internet, así que por medio de mi página de Facebook y la página web que tiene más de nueve millones de visitas, estamos actualizándonos siempre.

¿Siente que la profesión ha cambiado mucho en estos 40 años?

La cocina que yo hago es la clásica, es la que me gusta; pero me adapto a la cocina fusión y a ciertas cosas. Prefiero el estilo de antes: ese tipo de cocina tenía más trabajo, ahora se hace más ágil pero para mí es más fina la cocina de antes.

Ha tenido en la vida pruebas duras que superar, como el fallecimiento de su hijo mayor. ¿Cómo ha hecho para no dejarse vencer?

Tiene uno que ser muy fuerte y muy optimista; no hay que dejar derrotarse. También he sufrido mucho pero todo pasa, hay que borrar las cosas y rogarle al Espíritu Santo que lo saque a uno adelante con los faroles.

¿Qué le han dejado estos 40 años?

Reconocimientos, libros, premios, amigos. Todo eso y más, pero creo que lo más satisfactorio es el cariño de la gente y que desde que amanece hasta que anochece estoy entretenida haciendo lo que me gusta, creando cosas nuevas y llevándole a las televidentes buenos consejos.