Billy Zane interpreta la historia del ladrón bíblico que, después de mantener su vida, busca propósito para su redención.

Por: Natalia Díaz Zeledón 28 marzo, 2015
Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

El nombre de Barrabás pasaría inadvertido en la historia bíblica de no ser por el otro nombre que acompaña al suyo, el de Jesús.

Eso no ha evitado que al malhechor (las escrituras lo llaman desde ladrón hasta asesino) se le haya completado en la ficción la vida que no se le permitió tener en el Antiguo Testamento.

Es el caso de la miniserie Barrabás , que imagina la vida del personaje justo después de que el gobernador de Judea, Poncio Pilato, perdonara su vida para crucificar en su lugar a Jesús.

La historia de Barrabás que presentará History Channel esta Semana Santa, es un remake de una serie de adaptaciones: toma la historia del filme de 1961 del mismo nombre que a su vez inspiró su guion en la novela del autor sueco, y ganador del Premio Nobel, Pär Lagerkvist.

Esta vez, el papel que interpretó Anthony Quinn le pertenece al actor Billy Zane, mejor recordado por ser el antagonista de la película Titanic o por haber encarnado la única adaptación fílmica que existe de la popular historieta El Fantasma .

Zane promete que la nueva versión, que fue producida exclusivamente para televisión, no tiene, además del nombre, mucho que ver con la de 1961.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN
Véalo. Martes 31. History. 4:00 P.M.

Así aseguró a la prensa colombiana: “Era inevitable no tener en cuenta los trabajos previos, pero este Barrabás no viene de otro lugar diferente al de mis entrañas. Este nuevo Barrabás es un ser de carne y hueso, que encuentra la divinidad a través de amor terrenal”.

La serie está dividida en dos partes, ambas sin espacio para hablar del Jesús resurrecto y su legado, pero muy cómodas predicando a través de Barrabás su mensaje cristiano.

En esta clase de historias lo que interesa no es lo que fue sino lo que pudo ser: el punto histórico que unió en un mismo momento a un ladrón y a un predicador, que convirtió a este último en un ícono religioso y al otro, probablemente, en un ser humano buscando un nuevo sentido a su vida después de estar a punto de perderla.