Cuando Maggie salió de la casa de su malhumorado padre, creyó que sería para siempre. Mas el infortunio no solo la hace regresar, sino que vuelve con un particular “equipaje”. Es la trama de Back in the Game, con James Caan.

 31 mayo, 2014
Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Más de cuatro décadas han pasado desde que James Caan conquistó la atención mundial, en 1972, por su interpretación como Sonny Corelone, en la primera saga de El Padrino , papel por el cual fue nominado a un Óscar.

Ya antes, en los años 60, había arrancado con el pie derecho su carrera como actor cuando logró papeles en series como The Untouchables , The Alfred Hitchcock Hour y Combat !, entre otras.

Se trataba, por cierto, de las primeras series de televisión que le dieron la vuelta al mundo. Pero la memoria a menudo es traicionera; serápor eso que cuando la cadena ABC anunció a Caan como protagonista de su nueva comedia, Back in the Game , el año pasado, no faltó quien anunciara que este sería el ingreso oficial del astro en las series de televisión.

En realidad, fue solo su regreso, nada más que casi medio siglo después y ya no en los papeles de “duro” o matón que encarnaba en sus años mozos.

Más bien, en esta comedia –de estreno para Fox, este martes 3 de junio– Caan es un hombre solitario y bastante huraño, quien de pronto se ve sobrecogido por el regreso de su hija a vivir bajo su mismo techo, pero además llega desempleada, divorciada, sin dinero y con un hijo del que quedó embarazada cuando estaba en la universidad.

Según Fox, la serie narra la historia de Terry Jr. (Maggie Lawson), una promesa del softball cuya carrera se trunca al quedar embarazada, perder su beca universitaria y separarse de su marido.

Ante estas dificultades, Terry y su hijo Danny (Griffin Gluck) se ven obligados a mudarse a la casa de su padre, “The Cannon” (James Caan), con quien Terry nunca ha tenido la mejor relación.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Para encauzar su vida, ella accede a entrenar a The Angles, un equipo de béisbol compuesto por los marginados del colegio de su hijo, quien a menudo ha sufrido bullying por su timidez e inseguridad. Como se ve, el otrora gruñón “The Cannon” tendrá que vérselas, de un pronto a otro, con su hija como huésped y compañera de trabajo (él también es entrenador), y su corazón será puesto a prueba por el nieto que, hasta ahora, si acaso conocía de nombre.

Un actor poderoso

El estreno de la serie en Estados Unidos, en el otoño pasado, puso a Caan en la palestra y la crítica centró su atención en la emisión del piloto.

No hubo quien no se viera seducido por el encanto solapado que emanaba el gruñón abuelo, a pesar de que al principio es pintado como un verdadero patán, pues en su reticencia por mostrarles afecto a Terry o a su nieto, apenas se comunica con este para pedirle que le alcance unas cervezas del refrigerador.

La trama podía sonar trillada, dijo en su momento un crítico de The New Yorker , “pero con James Caan nada puede parecer un producto reciclado”.

En esto coincide el sitio especializado tvspoiler.com, que destaca la comicidad del septuagenario actor, a pesar de que este tipo de personaje no resulta para nada original.

“Puede que el argumento no incluya nada novedoso y que se trate de una amable e inofensiva serie. Sin embargo, a veces necesitamos una pequeña dosis de todos los ingredientes que conforman esta comedia”, adelanta el sitio, que insiste en que “Caan se gana a la audiencia en el primer minuto”.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Y es que después de la emisión del piloto, se fueron descorriendo situaciones algo previsibles pero, de nuevo, potenciadas por la interpretación del veterano actor y complementadas en especial por el pequeño Griffin.

Como ya se dijo, él es un tanto desubicado y cifra sus esperanzas en la práctica del béisbol, pero a pesar de que intenta por todos los medios entrar al equipo de la escuela, no tiene éxito y hay razones para ello: ni siquiera sabe cómo colocarse el guante y esto lo convierte en objeto de burlas hasta de su abuelo.

Es el rechazo que sufre su hijo el que motiva a Terry, quien solía jugar como profesional, a ser la entrenadora del “equipo de los no admitidos”, lo que da como resultado a un curioso y algo estrambótico grupo de niños.

Los astros parecen alinearse para ella, pues un grupo de vecinos ricos se ofrece para financiar al equipo y les pagan desde uniformes e implementos hasta giras de fogueos.

En medio de todos estos acontecimientos, poco a poco empieza a descubrirse que “The Cannon” realmente tiene “un corazoncito” (aunque bien escondido, como le dice su hija), y en realidad no solo se preocupa genuinamente por ella, sino que comienza a ser conquistado poco a poco por su nieto.

A pesar del consenso de la crítica en el sentido de que la serie era encantadora, ABC decidió no renovar por ahora su segunda temporada, al parecer por la abundancia de comedias que surgieron a finales del 2013.

Véalo. Martes 03. Fox. 12:00 Mediodía

Sin embargo, tratándose de James Caan, el titán recordado para siempre por su papel en el thriller Misery , junto a Kathy Bates en 1990 y nominado a los premios Óscar, Emmy y Globos de Oro, Back to the Game resulta prácticamente un imperdible.con el atractivo adicional de que se transmitirá todos los martes, en capítulos dobles.