Por todo lo alto Este domingo, el mítico show de la cadena NBC celebró 40 años de parodias, música, invitados e inolvidables sketches

Por: Gloriana Corrales 16 febrero, 2015
Mofa política. Tan solo en el 2008, Tina Fey (izquierda) parodió cinco veces a la republicana Sarah Palin. AP
Mofa política. Tan solo en el 2008, Tina Fey (izquierda) parodió cinco veces a la republicana Sarah Palin. AP
Fuentes: The Washington Post, Internet Movie Database (imdb.com) y El País de España.
Fuentes: The Washington Post, Internet Movie Database (imdb.com) y El País de España.

Era octubre de 1975. Lejos de ser la postalita turística por excelencia, la Gran Manzana era asolada por el crimen. El entonces presidente de Estados Unidos, Gerald Ford, acababa de negar ayuda federal para salvar a Nueva York de la bancarrota.

Ford era considerado por su pueblo, digamos, un tipo demasiado torpe. Tanto, que aquel legendario 11 de octubre, los diarios pregonaban que se golpeó la cabeza al abordar el helicóptero presidencial.

Sí, era un día legendario; era el día en que el productor Lorne Michaels había elegido para probar suerte con su NBC’s Saturday Night en el estudio de radio 8H, instalado en el rascacielos de esa cadena y pensado para una orquesta sinfónica.

“Ayer el presidente Ford pegó la cabeza tres veces al abordar su helicóptero. La CIA inmediatamente negó los reportes de que se había reducido deliberadamente la altura de la puerta”, dijo, son suma ironía, el actor y presentador Chevy Chase en el primerísimo primer Weekend Update , el noticiero parodia de Saturday Night Live ( SNL ).

Fue así –con una fórmula que combina humor inteligente con música del momento– que Michaels logró ganarse el cariño de los neoyorquinos, de los otros 51 estados y del mundo entero.

“Este brillante y animoso proyecto podría convertirse en la más fresca e imaginativa comedia de variedad al aire”, aseveró el diario Los Angeles Times , tras el debut de SNL . NBC, una cadena venida a menos, había encontrado la solución a todos sus problemas.

A mediados de los años 70, el televisor era un aparato que a duras penas servía para divertir a los estadounidenses. Fuera de un trío de cadenas de televisión abierta, no había nada que ver.

“No es de extrañar que SNL fuera recibido como una bendición por su primera generación de seguidores, quienes hacían fiestas en sus casas alrededor de la televisión para verlo en vivo (a veces fumando marihuana). Cualquier otra cosa que ocurriera a las 11:30 no importaba, especialmente porque las videograbadoras caseras no existían entonces”, rememora la agencia de noticias AP.

A lo largo de sus 40 años, SNL ha hecho sátira de sus políticos. Ha hecho mofa de la decadencia urbana. Se ha burlado de todo y de todos. Sobre todo, ha hecho alarde del nada sencillo arte de hacer reír.

De los bastidores de esta cantera han surgido las carreras de hoy reconocidos artistas: Bill Murray, Ben Stiller, Billy Crystal, Will Ferrell, Adam Sandler, Robert Downey Jr., Dan Aykroyd, Tina Fey o Jimmy Fallon, solo por citar algunos nombres.

Al mismo tiempo, otras estrellas han sido censuradas: Adrien Brody se salió del guión; Sinnead O’Connor rompió una foto del Papa durante su presentación musical y Steven Seagal fue nombrado por el propio Lorne Michaels como el peor anfitrión que haya tenido el programa.

Sin duda, si de recuentos se trata, habría que destacar también algunos de los momentos de mayor rating en la historia de Saturday Night Live . Uno de los más recordados fue la premier en la que Tina Fey personificó a la candidata a la vicepresidencia Sarah Palin. Un mes después, el show consiguió 17 millones de espectadores al poner a la verdadera Palin en pantalla.

Emblema. Murphy caracterizó a diversos personajes como el vecino de Mister Robinson, Might Buckwheat y Gumby. AP
Emblema. Murphy caracterizó a diversos personajes como el vecino de Mister Robinson, Might Buckwheat y Gumby. AP

Otros de los momentos para nunca olvidar fueron el estreno de la temporada de 1994, con Steve Martin como presentador (aunque nunca fue parte del elenco) y el especial del Día de la Madre del 2010 con Betty White como presentadora, luego de una campaña con miles de peticiones en Facebook para regalarle ese honor a sus 88 años de edad.

Esperado reencuentro. Este domingo, cuando faltaban exactamente ocho meses para el aniversario de Saturday Night Live , NBC y Lorne Michael decidieron tirar la casa por la ventana para festejar. De cualquier forma, saben que el autobombo se ha convertido en una de sus marcas personales.

El acontecimiento más esperado fue el retorno de Eddy Murphy, cuyo talento fue descubierto por SNL cuando apenas tenía 19 años. En 1984 abandonó el reparto, 10 meses más tarde participó como anfitrión y nunca más quiso volver.

Ayer –irónicamente domingo–, Lorne Michaels vio 40 años de su vida pasar frente a sus ojos; Estados Unidos, también.