23 febrero, 2014
Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Sufrir un ataque al corazón en el 2012, hizo un fuerte llamado a tierra a Rosie O'Donnell, que decidió someterse a una cirugía gástrica para poder bajar de peso, pues corría el riesgo de morir en poco tiempo.

La conductora pesaba 104 kilos, pero tras la operación quedó en 86 kilos, de acuerdo con la revista People . Fue precisamente durante el almuerzo de la causa Go Red for Women, patrocinada por la Asociación Americana del Corazón, que se dio a conocer la noticia.

“Lo hice para salvar mi vida”, expresó O'Donnell, frente a más de 600 asistentes, que la escucharon hablar sobre su lucha contra la obesidad y las enfermedades del corazón.

Fue en julio del 2013 que la también actriz decidió someterse a una intervención quirúrgica para poder bajar de peso, pues no lograba hacerlo de manera natural.

“Ella trató de perder peso por su cuenta, pero no estaba funcionando. Era de suma importancia que mejorara su condición física pues corría el riesgo de morir”, mencionó Cindi Berger, su portavoz, a People .

Hoy da el ejemplo y espera ser un aliciente para otras personas. Asegura que escuchar que a sus 51 años padecía de alta presión, niveles de colesterol altos y prediabetes, la hizo reflexionar y recuperar su vida para estar más tiempo con sus cuatro hijos.