“Casa de herrero, cuchillo de palo” es una frase que bien podría aplicarse al hombre capaz de solventar cualquier problema ajeno, pero que no logra enmendar su vida personal. La tercera temporada será muestra de ello

Por: Gloriana Corrales 11 julio, 2015

La vida de Ray Donovan es arena movediza. Cuanto más transcurren sus días –y las temporadas, también– como “solucionador de problemas” de una firma de abogados, más se hunde en su propio hoyo.

A priori, se podría decir que Donovan (interpretado por Liev Schreiber) tiene la vida que cualquiera desearía: un bien pagado puesto en una elegante compañía que atiende solo a la élite de Hollywood, autos deportivos y un reloj de oro en la muñeca.

Ray Donovan se hunde más en su propio caos
Ray Donovan se hunde más en su propio caos
Véalo. Viernes 17. HBO. 10:00 P.M.

Sin embargo, su historia también tiene un lado sombrío, que incluye a un padre exconvicto que, ahora en libertad, se convirtió en un verdadero problema. Su hermano también se encuentra tras las rejas y Ray sabe que deberá hacer hasta lo imposible para sacarlo de ahí con vida.

Para complicar más el panorama, en el plano sentimental, Donovan no se conforma con el distanciamiento de su esposa Abby, ocurrido en la última temporada. Su mirada ahora se posará sobre Paige (Katie Holmes), mujer de negocios y hija de un billonario cliente que contrató los servicios de Ray para vigilar a su familia.

Justamente, el regreso de la actriz de Dawson’s Creek es uno de los puntos altos de este tercer ciclo de Ray Donovan , segunda serie más vista de Showtime (su canal original, pero en Latinoamérica se transmite por HBO).

“No querrás perderte la que pareciera ser la temporada más fuerte hasta ahora”, advierte el crítico Dominic Patten, del sitio Deadline .